Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La lógica del tiempo

Aprovechar el tiempo desde una mirada distinta para lograr nuestros sueños

En la prisa de los tiempos que corren, nos pesa cada vez más el yugo de la puntualidad. Estamos inmersos en una cultura capturada por lo virtual, donde los dispositivos de última generación nos envían notificaciones que demandan la disciplina y el hábito del deber-ser-a-tiempo.

En el mar de la precisión, navegamos en un presente continuo y a merced de una corriente horaria que señala la dirección de un inexorable destino. Este tiempo mensurable, objetivo y preciso, sucede en un encadenamiento de instantes cargados de actualidad. La relación lineal de causa y efecto, le imprime un sesgo racional-explicativo a lo que nos acontece. Es así que un “ahora” reemplaza a otro, siendo el pasado lo que explica el presente, y el presente lo que causa el futuro.  

Un fiel reflejo del avasallamiento cronometrado, lo encontramos en preguntas como éstas: ¿Para cuándo el hijo? ¿Qué esperas para cambiar de trabajo? ¿Cuándo te vas a recibir? Y la lista podría ser tan larga como nuestra imaginación.

Frente a este interrogatorio, advienen los siguientes interrogantes: ¿En qué nos basamos cuando le ponemos plazos a nuestros proyectos? ¿Quién dice que las cosas tienen que ser en tal o cual momento? Además, ¿por qué elegimos eso y no otra cosa? ¿Realmente nos hace bien escuchar y responder a los mandatos ajenos? ¿Son aquellos nuestros proyectos? Quien nos consulta, ¿se plantea de dónde viene esa exigencia?

No tendría por qué afectarnos una imposición con la cual no acordamos. Si tal fuera el caso, el inconveniente reposaría en el otro. El problema está cuando nos hacemos eco de esos pensamientos ajenos. Allí es donde tendremos que deshilar nuestras creencias y conectarnos con nuestra voluntad. Sólo de este modo podremos entrar en la frecuencia del tiempo lógico.

El tiempo lógico es el que, valga la redundancia, responde a la lógica de nuestro deseo. En la realidad psíquica, hay tiempos que se hacen eternos, y otros que se detienen o avanzan fugazmente. Lo paradójico de esta lógica es la sinrazón que suele habitarla. Una lógica como la que hallamos en los sueños, sólo adquiere sentido dentro del surrealismo que gobierna la vivencia.

Es un tiempo que pugna por ser vivido en la decisión subjetiva del despertar. ¿Despertar de qué? Del sopor de vivir según los condicionamientos de las convenciones sociales y las modas superfluas.

Haciendo un juego de palabras, podemos decir que los tiempos que corren nos corren de nuestro tiempo, deshumanizando la subjetividad y haciéndola objeto de una demanda temporal.

Pensar más allá de lo actual, es un acto de rebeldía frente al paradigma de lo inmediato, de la prisa y la urgencia. Es crear un espacio lúdico y creativo para cuestionar las verdades apalabradas, planteando alternativas que parodien la exactitud horaria. Palabras que, además de ser conceptos abstractos, se materializan en el cuerpo y el acto.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. No entrar en el juego y cuestionamiento del mandato externo es posible, no siempre es fácil , supone un continuo ejercicio de voluntad y seguridad personales, me gustó mucho este post!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina