Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Las palabras son un puente

Poner palabras al sufrimiento

A veces nos sentimos vacíos. Vivimos la ausencia en carne propia. Tanto que se nos difuminan las dimensiones del tiempo y el espacio. Ya sea por una pérdida, un cambio de vida, una gran decepción o por falta de proyectos, sentimos que “se nos mueve el piso”. Las coordenadas que nos definen parecen esfumarse, y nos cuesta percibir las cosas con claridad.  

Si pudiésemos graficar lo que nos pasa, diríamos que “tenemos un agujero en nuestro ser”, una especie de ruido blanco que nos impide escuchar nuestro interior.

A partir de ese instante, intuimos que algo se quebró en nosotros al perder nuestro punto de apoyo.

Nos apreciamos diferentes, como si todo lo demás nos pesase más que antes. Es por eso que quizás nos encontramos en situaciones similares a las del pasado, pero las vivimos con mayor intensidad y emocionalidad.

Lo primero que podemos hacer cuando nos sentimos así, es hablar con alguien. Las palabras son un puente que nombra algo de lo inefable que nos aqueja. Es imposible decirlo todo. Sin embargo, el solo hecho de hablar sobre lo que nos pasa y sabernos escuchados, es un acto terapéutico.

El dolor nos aísla y nos encierra en nosotros mismos. Creemos que la solución está en la compulsión de pensar una y otra vez sobre lo mismo. En realidad, solo estamos retroalimentando un patrón de soluciones que forman parte del problema. Y es comprensible que eso pase, pues en la acepción más general de la palabra “dolor”, concentramos nuestras energías en cicatrizar la herida.

En esta línea de pensamiento, consultar con un profesional de la salud mental le agrega un plus de valor a dicho acto terapéutico. El sabernos recibidos por una persona entrenada en “escuchar más allá de lo que decimos”, nos ayuda a mirarnos y a ver las cosas desde otra perspectiva.

Nombrar y elaborar el dolor en el vínculo terapéutico, y mirarnos para ubicar dónde estamos y hacia dónde queremos ir para ser y estar, nos da la posibilidad de transformar el padecimiento en resiliencia. Así, podremos remendar algo de ese “agujero” con las palabras que damos y recibimos en el encuadre psicoterapéutico.

Hasta el próximo posteo. Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. Sanar el dolor a partir de la palabra, tan cierto como necesario...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa