Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Las palabras son un puente

Poner palabras al sufrimiento

A veces nos sentimos vacíos. Vivimos la ausencia en carne propia. Tanto que se nos difuminan las dimensiones del tiempo y el espacio. Ya sea por una pérdida, un cambio de vida, una gran decepción o por falta de proyectos, sentimos que “se nos mueve el piso”. Las coordenadas que nos definen parecen esfumarse, y nos cuesta percibir las cosas con claridad.  

Si pudiésemos graficar lo que nos pasa, diríamos que “tenemos un agujero en nuestro ser”, una especie de ruido blanco que nos impide escuchar nuestro interior.

A partir de ese instante, intuimos que algo se quebró en nosotros al perder nuestro punto de apoyo.

Nos apreciamos diferentes, como si todo lo demás nos pesase más que antes. Es por eso que quizás nos encontramos en situaciones similares a las del pasado, pero las vivimos con mayor intensidad y emocionalidad.

Lo primero que podemos hacer cuando nos sentimos así, es hablar con alguien. Las palabras son un puente que nombra algo de lo inefable que nos aqueja. Es imposible decirlo todo. Sin embargo, el solo hecho de hablar sobre lo que nos pasa y sabernos escuchados, es un acto terapéutico.

El dolor nos aísla y nos encierra en nosotros mismos. Creemos que la solución está en la compulsión de pensar una y otra vez sobre lo mismo. En realidad, solo estamos retroalimentando un patrón de soluciones que forman parte del problema. Y es comprensible que eso pase, pues en la acepción más general de la palabra “dolor”, concentramos nuestras energías en cicatrizar la herida.

En esta línea de pensamiento, consultar con un profesional de la salud mental le agrega un plus de valor a dicho acto terapéutico. El sabernos recibidos por una persona entrenada en “escuchar más allá de lo que decimos”, nos ayuda a mirarnos y a ver las cosas desde otra perspectiva.

Nombrar y elaborar el dolor en el vínculo terapéutico, y mirarnos para ubicar dónde estamos y hacia dónde queremos ir para ser y estar, nos da la posibilidad de transformar el padecimiento en resiliencia. Así, podremos remendar algo de ese “agujero” con las palabras que damos y recibimos en el encuadre psicoterapéutico.

Hasta el próximo posteo. Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. Sanar el dolor a partir de la palabra, tan cierto como necesario...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina