Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El espejo de la vida

Frases para la paz mental

¿Cómo miramos lo que nos pasa? ¿Cómo nos vemos en esas situaciones? ¿Es real lo que juzgamos? ¿O muchas veces nos engañamos a nosotros mismos? La mirada, cuando se posa sobre uno mismo, presenta varios matices que se reflejan en una superficie: el espejo de la vida.

Hay espejos cubiertos de polvo, llenos de nostalgia y de una suciedad que ya no nos pertenece. Es el pasado que nos impide reflejar la luz que está a nuestro alrededor. En otros casos, el cristal no está lo suficientemente pulido y necesita de un esfuerzo adicional para darle una mayor claridad a nuestros proyectos.  

A veces nos enojamos, no aceptamos lo que somos y rompemos ese espejo. Entonces, hagamos lo que hagamos, la vida nos devuelve una imagen hecha pedazos. En estas circunstancias, tendremos que reunir con paciencia los fragmentos para volver a captar nuestra esencia, con sus virtudes y sus defectos.

Si de espejos se trata, también podemos encontrar cóncavos y convexos. Los primeros agrandan lo que nos sucede, ya sea para bien o para mal. Podemos sacar provecho de ellos y así disfrutar un poco más de las sencilleces que transcurren en el día a día. Estos espejos se encuentran en los telescopios,  por lo que nos permiten ver más allá de nuestros ojos cuando no nos damos cuenta de algo. En ellos podremos encontrar el sentido, el “orden cósmico” a lo que no tiene explicación. La convexidad de su superficie también nos puede jugar una mala pasada, y es ahí donde podemos exagerar la importancia de algunos hechos o pensamientos que rondan por nuestra mente.

Por el contrario, los espejos convexos empequeñecen los objetos. Principalmente, encontramos estos modelos en los espejos retrovisores de los autos. Gracias a ellos, medimos la distancia con respecto a los otros coches para conducir con mayor precisión ¿En qué aspectos del camino necesito un espejo retrovisor para ajustar la marcha? Dependiendo de su uso, estos espejos pueden empequeñecer nuestros problemas o disminuir nuestra autoestima.

Podemos hallar espejos más o menos irregulares que cambian nuestro volumen, estatura o figuración del rostro. Sin embargo, no siempre el problema está en la superficie especular. La perspectiva desde donde nos miremos, cambia con nuestra posición. De vez en cuando necesitamos dejar ciertos lugares que frecuentamos y descubrir otros nuevos. Salir de lo conocido para entrar en el terreno de la creatividad. 

En otras oportunidades, aquello que nos rodea puede interponerse a nuestra visión, o simplemente puede apresurarnos a interpretaciones peligrosas de nuestro reflejo. Abrir persianas y desplegar cortinas genera una atmósfera de mayor resplandor.

¿En cuál de estos espejos soles mirarte? ¿Qué aspectos de la superficie, de la perspectiva o del contexto necesitas cambiar? Cuando te miras a vos mismo, ¿Qué es lo que ves? La idea de cada post en Zana Mentes, es encontrar el espejo que te devuelva el reflejo de los anhelos del alma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina