Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El espejo de la vida

Frases para la paz mental

¿Cómo miramos lo que nos pasa? ¿Cómo nos vemos en esas situaciones? ¿Es real lo que juzgamos? ¿O muchas veces nos engañamos a nosotros mismos? La mirada, cuando se posa sobre uno mismo, presenta varios matices que se reflejan en una superficie: el espejo de la vida.

Hay espejos cubiertos de polvo, llenos de nostalgia y de una suciedad que ya no nos pertenece. Es el pasado que nos impide reflejar la luz que está a nuestro alrededor. En otros casos, el cristal no está lo suficientemente pulido y necesita de un esfuerzo adicional para darle una mayor claridad a nuestros proyectos.  

A veces nos enojamos, no aceptamos lo que somos y rompemos ese espejo. Entonces, hagamos lo que hagamos, la vida nos devuelve una imagen hecha pedazos. En estas circunstancias, tendremos que reunir con paciencia los fragmentos para volver a captar nuestra esencia, con sus virtudes y sus defectos.

Si de espejos se trata, también podemos encontrar cóncavos y convexos. Los primeros agrandan lo que nos sucede, ya sea para bien o para mal. Podemos sacar provecho de ellos y así disfrutar un poco más de las sencilleces que transcurren en el día a día. Estos espejos se encuentran en los telescopios,  por lo que nos permiten ver más allá de nuestros ojos cuando no nos damos cuenta de algo. En ellos podremos encontrar el sentido, el “orden cósmico” a lo que no tiene explicación. La convexidad de su superficie también nos puede jugar una mala pasada, y es ahí donde podemos exagerar la importancia de algunos hechos o pensamientos que rondan por nuestra mente.

Por el contrario, los espejos convexos empequeñecen los objetos. Principalmente, encontramos estos modelos en los espejos retrovisores de los autos. Gracias a ellos, medimos la distancia con respecto a los otros coches para conducir con mayor precisión ¿En qué aspectos del camino necesito un espejo retrovisor para ajustar la marcha? Dependiendo de su uso, estos espejos pueden empequeñecer nuestros problemas o disminuir nuestra autoestima.

Podemos hallar espejos más o menos irregulares que cambian nuestro volumen, estatura o figuración del rostro. Sin embargo, no siempre el problema está en la superficie especular. La perspectiva desde donde nos miremos, cambia con nuestra posición. De vez en cuando necesitamos dejar ciertos lugares que frecuentamos y descubrir otros nuevos. Salir de lo conocido para entrar en el terreno de la creatividad. 

En otras oportunidades, aquello que nos rodea puede interponerse a nuestra visión, o simplemente puede apresurarnos a interpretaciones peligrosas de nuestro reflejo. Abrir persianas y desplegar cortinas genera una atmósfera de mayor resplandor.

¿En cuál de estos espejos soles mirarte? ¿Qué aspectos de la superficie, de la perspectiva o del contexto necesitas cambiar? Cuando te miras a vos mismo, ¿Qué es lo que ves? La idea de cada post en Zana Mentes, es encontrar el espejo que te devuelva el reflejo de los anhelos del alma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa