Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La libertad y la elección

 

Retomando lo que escribí en el primer post, me gustaría realizar algunas puntuaciones sobre la libertad y la elección cuando padecemos nuestra realidad. Muchos de ustedes me dirán que no todo depende de la voluntad, que hay circunstancias que nos exceden y a las cuales jamás les encontraremos “solución”. Desde esta lógica, hay algo que se resiste a ser cambiado más allá de nuestro querer.

Por supuesto que en nuestra singularidad cargamos con un bagaje de vivencias que es único e intransferible. Cada historia, trabajo, experiencia vincular, lugares donde nos encontramos, ámbitos que frecuentamos, entre otros, configuran nuestro “mapa vital”; una especie de registro que nos dice de dónde venimos, en dónde estamos y hacia dónde vamos (o queremos ir).

En primera instancia, preguntémonos si ese mapa refleja exactamente nuestro terreno (lo que somos), o si es una mera representación de lo que creemos ser.

O será que, desde ese “afuera”, encontramos una “carta de presentación” relativamente estable para mostrar en nuestro círculo social. Nos observamos desde la seguridad de ser vistos bajo el manto de una “identidad” unificada y predecible. En otras palabras, nos movemos acobijados por el saber qué vemos cuando nos ven los demás.

En esa posición subjetiva cosas que nos hacen bien y otras que no tanto. Es un lugar difícil de abandonar ya que, si bien lo padecemos, nos abruma el hecho de cuestionar y fragmentar una realidad ya conocida para aventurarnos a lo incierto y aleatorio.

En este sentido, ¿qué es lo que nos interpela a mirar ese mapa, al punto de llegar a problematizarlo como un tema que nos aqueja? Segundo, ¿qué es lo que podemos hacer frente a ello? Y luego, si nos alejamos, ¿qué le diríamos a un amigo que se encuentra en ese lugar?

De algún modo le damos importancia a esa realidad porque hay algo de ese contexto que nos define, que nos dice quiénes somos (o, mejor dicho, quiénes creemos ser).

No se trata de un voluntarismo del “querer es poder”. Es más bien una desmitificación de esa fábula que nos han y hemos narrado una y otra vez sobre nuestro ser. En última instancia, diría que el problema no es el relato de los otros. Más bien, somos nosotros los que nos ubicamos en el lugar de recibir y creer en esos dichos, al punto de condicionar nuestro presente e hipotecar nuestro futuro pergeñando las famosas “profecías autocumplidas”.

Agrietar ese relato para dar lugar a otro guión, es ejercer un acto de libertad hacia lo desconocido. También es la elección de tomar la iniciativa y (re)configurar un sentido que cartografíe nuestro deseo.

Son ejercicios terapéuticos que nos alientan a elaborar lo que, en el fondo, es inconsciente. Inconsciente porque no es conocido. Sabemos lo que nos pasa, pero no por qué nos pasa y qué es lo que podemos hacer o decir frente a ello.

Lo que nos vincula a aquello que nos interpela, es lo que nosotros interpretamos (significamos) de ello. En el proceso terapéutico, se da un diálogo donde reconstruimos el problema para luego desarrollar las estrategias subjetivas que lo desmitifican y desarman. Por medio de dichos cuestionamientos, actuamos para situarnos en otro lugar. Nos ubicamos en una posición distinta a aquella por la cual nos creíamos predestinados. En efecto, la psicoterapia nos recuerda que algo podemos hacer con nuestro deseo.

Para despedirme, les dejo la imagen de un cuadro que pinté en acrílico hace ya algunos años. Nos vemos en el próximo post. Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Elegir con libertad lo que queremos hacer




Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa