Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El árbol de la autenticidad

Como cultivar la mente para ser auténticos y darle un sentido a nuestra vida


Cuando nos decidimos a cambiar de rumbo, se nos abren caminos que en un principio pueden carecer de lógica. Sin embargo, son tales nuestras ganas de avanzar, que nos vemos poseídos por un espíritu de avidez irrefrenable y sometido a la voracidad de nuestro deseo. Nos adentramos en una nueva travesía sin saber muy bien por qué ni para qué. Sólo tenemos la vaga intuición de que queremos estar mejor.

Para viajar, no siempre necesitamos movernos. En el árbol, tan quieto y sereno, se afirma la vida como en ningún otro ser viviente. Desde esta metáfora, podemos aprender de su ejemplo. En principio, sólo basta con poner los pies sobre la tierra para desplegarnos en el firmamento.

A propósito, la palabra humildad viene del latín humus, que se traduce literalmente como “tierra”. No se trata de una humillación ni de una falsa modestia. No es “hacerse el buenito” para caerle bien a los demás. Es conectarnos con nuestro barro, sabiéndonos receptáculos de nuestros defectos y virtudes para luego elevarnos.

Y quizás esté bien que sea así. No tenemos que corregir todo como si nos estuviesen tomando examen para portar el derecho de vivir. Algunos se podrán enojar por esta actitud. En esos momentos citaremos a Cervantes diciendo: “ladran Sancho, señal que cabalgamos”.

Eduardo Galeano, en uno de sus relatos, cuenta la historia de una niña que ingresaba a su nueva escuela luego de haberse trasladado a una gran ciudad. La cuestión es que a la niña le costaba hablar. Era muy tímida y se le hacía muy difícil interactuar con sus pares. El tiempo transcurrió favorablemente, gestando nuevos espacios de confianza y expresión. Fue tal el cambio que, maravillado, uno de sus enseñantes le preguntó: “¿por qué ahora no paras de hablar?”. Raudamente, la niña le contestó: “es que perdí el miedo a equivocarme, maestro”. Este tipo de respuestas merecen una aprobación sin examen.

Es eso, conocernos. No para humillarnos, sino para ser humildes. Nos amigamos con nuestros errores, reconociendo el lugar y el momento en el que estamos. Para crecer y nutrirnos de lo bueno (lo que nos hace bien), nuestras raíces tendrán que ir a lo profundo, identificando allí lo que nos hace únicos más acá, para luego desarrollar nuestra singularidad en el más allá (lo que nos enaltece).

La lluvia, la tierra, el sol, en otras palabras, lo que nos llora, nos ensucia y nos quema, es también lo que nos lava, nutre e ilumina. Con eso, con lo poco o mucho que tenemos, seremos en las alturas y los abismos; daremos sombra y oxígeno, y nos afirmaremos como un punto de apoyo para todos aquellos que quieran reposar en nosotros. Así nomás somos. Ni mejores ni peores que nadie: simplemente auténticos.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. Ser autenticos es lo mas dificil en nuestra sociedad. Muy bueno tu mensaje

    ResponderEliminar
  2. Agustín...hermoso lo que escribistes, muy profundo,una gran verdad

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno,y una manera clara de vernos como somos.graciad Agustín,nos das mucho en ese párrafo

    ResponderEliminar
  4. Cada uno tiene su forma de ser auténtico y eso nos hace especiales. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola. Les comparto e invito a un taller de poesía que imparto. Ver en Facebook: Poesía Trascendental. Taller permanente.
    Instagram: rosaoso33. Gracias.
    Eugenia Osorio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa