Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El árbol de la autenticidad

Como cultivar la mente para ser auténticos y darle un sentido a nuestra vida


Cuando nos decidimos a cambiar de rumbo, se nos abren caminos que en un principio pueden carecer de lógica. Sin embargo, son tales nuestras ganas de avanzar, que nos vemos poseídos por un espíritu de avidez irrefrenable y sometido a la voracidad de nuestro deseo. Nos adentramos en una nueva travesía sin saber muy bien por qué ni para qué. Sólo tenemos la vaga intuición de que queremos estar mejor.

Para viajar, no siempre necesitamos movernos. En el árbol, tan quieto y sereno, se afirma la vida como en ningún otro ser viviente. Desde esta metáfora, podemos aprender de su ejemplo. En principio, sólo basta con poner los pies sobre la tierra para desplegarnos en el firmamento.

A propósito, la palabra humildad viene del latín humus, que se traduce literalmente como “tierra”. No se trata de una humillación ni de una falsa modestia. No es “hacerse el buenito” para caerle bien a los demás. Es conectarnos con nuestro barro, sabiéndonos receptáculos de nuestros defectos y virtudes para luego elevarnos.

Y quizás esté bien que sea así. No tenemos que corregir todo como si nos estuviesen tomando examen para portar el derecho de vivir. Algunos se podrán enojar por esta actitud. En esos momentos citaremos a Cervantes diciendo: “ladran Sancho, señal que cabalgamos”.

Eduardo Galeano, en uno de sus relatos, cuenta la historia de una niña que ingresaba a su nueva escuela luego de haberse trasladado a una gran ciudad. La cuestión es que a la niña le costaba hablar. Era muy tímida y se le hacía muy difícil interactuar con sus pares. El tiempo transcurrió favorablemente, gestando nuevos espacios de confianza y expresión. Fue tal el cambio que, maravillado, uno de sus enseñantes le preguntó: “¿por qué ahora no paras de hablar?”. Raudamente, la niña le contestó: “es que perdí el miedo a equivocarme, maestro”. Este tipo de respuestas merecen una aprobación sin examen.

Es eso, conocernos. No para humillarnos, sino para ser humildes. Nos amigamos con nuestros errores, reconociendo el lugar y el momento en el que estamos. Para crecer y nutrirnos de lo bueno (lo que nos hace bien), nuestras raíces tendrán que ir a lo profundo, identificando allí lo que nos hace únicos más acá, para luego desarrollar nuestra singularidad en el más allá (lo que nos enaltece).

La lluvia, la tierra, el sol, en otras palabras, lo que nos llora, nos ensucia y nos quema, es también lo que nos lava, nutre e ilumina. Con eso, con lo poco o mucho que tenemos, seremos en las alturas y los abismos; daremos sombra y oxígeno, y nos afirmaremos como un punto de apoyo para todos aquellos que quieran reposar en nosotros. Así nomás somos. Ni mejores ni peores que nadie: simplemente auténticos.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. Ser autenticos es lo mas dificil en nuestra sociedad. Muy bueno tu mensaje

    ResponderEliminar
  2. Agustín...hermoso lo que escribistes, muy profundo,una gran verdad

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno,y una manera clara de vernos como somos.graciad Agustín,nos das mucho en ese párrafo

    ResponderEliminar
  4. Cada uno tiene su forma de ser auténtico y eso nos hace especiales. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola. Les comparto e invito a un taller de poesía que imparto. Ver en Facebook: Poesía Trascendental. Taller permanente.
    Instagram: rosaoso33. Gracias.
    Eugenia Osorio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina