Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una morada de lenguaje que nos aloje

Cómo reconstruir nuestra identidad mediante la palabra en psicoanálisis

 

Los “errores” son un trago difícil de digerir. Nos ubican en una sensación de vulnerabilidad que contrasta con lo que reflejamos en el espejo de los ideales; esa identidad que construimos basándonos en interpretaciones de las vivencias que nos atraviesan. Sabemos muy bien que no es fácil reponerse cuando lo real hiere nuestra fibra más sensible, aquella alrededor de la cual erigimos una coraza para permitirnos vivir la cotidianeidad con cierta estabilidad emocional.

¿Nos preguntamos si aquello que se derrumba es de algún modo algo que tenía que caer? ¿Una oportunidad para reconstruirnos de una forma más auténtica en acuerdo con nuestro deseo? La tentación de escapar a esta pregunta y refugiarnos en lo conocido es muy fuerte. Es así que, como un acto reflejo, nos urge la necesidad de revestirnos con aquello que nos da seguridad.

Si miramos las “derrotas” como una oportunidad, existen muchas variables que se prestan a un replanteo radical. En primer lugar, podemos evaluar si queremos manejarnos con la lógica de lo conveniente, de lo que nos va bien porque aleja nuestros problemas y nos posiciona en un lugar seguro. Luego, es posible que nos preguntemos si en verdad queremos cambiar, si hay algo que nos hace “ruido” a la hora de, por ejemplo, pensar en nuestra vocación como un don a ser puesto en el barro de lo terrenal, con todas las implicancias que eso tiene. Relaciones, hábitos, actitudes, pensamientos, actividades. Muchas son las cosas que exteriorizan un modo de ser y estar en el mundo que nos resultan obsoletas y que tenemos que replantearnos desde lo profundo para no tropezar varias veces con la misma piedra.

En esta instancia nos podemos preguntar: “¿para qué tanto lío? No tengo tiempo ni ganas de complicarme la vida con tanto barullo”. La respuesta quizás la encontremos una vez que recojamos los frutos de emprender ese tránsito hacia lo desconocido; a lo que nos da miles de motivos para no dejar pasar de largo las revanchas que nos da la vida. En un punto más cercano y menos palpable en cuanto a metas concretas, la respuesta será simplemente jugar con nuestra mente, ejercitando alternativas desde la imaginación. A través de ella ejercitamos nuestro músculo de la creatividad, promoviendo un interjuego de ideas que, asociadas, nos revelan otros mundos posibles.

Volviendo a los “errores” que desinflan nuestro ego, no viene mal de vez en cuando encontrarnos con lo que nos frustra y nos limita en nuestro afán de omnipotencia. Presentemos como una victoria esa oportunidad de hacer un recorrido desde el enojo por lo que “nos pasa” hacia las causales de un porqué que supera el consejo de la vanidad. Buscar y poner en palabras ese porqué con un profesional que nos escucha, nos ayuda a descifrar esas pasiones que, de otro modo, nos pueden movilizar hacia una “autodestrucción oscura”. 

Separando lo que nos sirve de lo que no, lo que nos compete y aquello que escapa de nuestra esfera de acción, podremos apropiarnos de los fragmentos de nuestro yo herido para construir sobre suelo firme una morada de lenguaje que nos aloje. Una morada con nuevas combinaciones que irradien significancias inéditas para nuestra realidad.

De este modo, nos aferraremos al cambio, a lo que nos convoca a crecer y a evolucionar. “Casarnos” con una imagen de lo que creemos ser, sería desaprovechar las oportunidades que la vida nos ofrece para continuar este viaje con liviandad, con soltura; sin esas cargas innecesarias que nos hemos impuesto a costa de sacrificar nuestro bienestar.

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

  1. Justo, uno tiene que replantearse todos esos errores o esas caídas que no le dejan avanzar. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa