Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La historia no es una fotografía


Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida.

Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias.

La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden iniciar un proceso de sanación.

Cuando digo “sanación” no me refiero a una cura completa. Esto sería el ideal de una panacea libre de fallas y frustraciones, donde todo es placer y no hay un compromiso activo con lo que vamos viviendo. Por el contrario, la sanación no es un punto de llegada sino un proceso; es la actitud de estar en constante trascendencia, es decir, en salirse de uno mismo pese a las circunstancias. Es una búsqueda activa de aquello que nos hace crecer interiormente, con la mentalidad puesta en estar cada día un poco mejor.

Puede suceder que haya momentos de tristeza, de alegría y/o de paz, así como de intranquilidad o, en algunas instancias, momentos intrascendentes que pasan sin pena ni gloria. Lo esencial es trabajar nuestra motivación de vivir plenamente esos momentos sin quedarnos atados a ellos. No abrazarnos a la cicatriz como si ésta no tuviese un mañana que nos da la chance de librarnos de las cadenas de lo actual. Por el contrario, la capacidad de expresar la cicatriz de la manera más variada, jugando con los significados que podemos reconstruir una y otra vez de ella, es un elemento clave que nos permitirá transitar los distintos caminos que la vida nos propone.

En efecto, el sesgo de querer evaluar las cosas con un pensamiento absolutista – todo es “bueno” o todo es “malo” –, nos ahorra el trabajo de pensarnos de una manera más compleja, con todos los matices que nos definen como sujetos en distintos contextos individuales y sociales. En otro posteo afirmaba que los objetos no tienen atributos per se. Somos nosotros los que le damos un color a esos atributos, y por ello mismo tenemos la fortuna de poder ponerle palabras a esos objetos y darles “una vuelta de tuerca” que dependa de nuestra interpretación de los hechos.

Dialectizar la cicatriz es un ida y vuelta entre nosotros y los demás. Sin dudas es algo especial sabernos queridos por quienes nos eligen en las buenas y en las malas. Pero no todo lo que nos define es del agrado de los demás y eso tenemos que aceptarlo. Algunos se perderán en el camino. Los que se quedan son, en última instancia, los que valoran nuestra forma de ser en su faceta más auténtica.

Lo dicho anteriormente no quita que este proceso de acatar nuestro deseo a partir de las marcas, haya cosas que se pierdan, que no sean completas ni perfectas. Por el contrario, la aceptación es un acto noble de quitarnos ese yugo perfeccionista que muchas veces cargamos sobre nuestras espaldas, sin darnos cuenta de que la perfección es algo que se excluye de lo propiamente humano.

En la búsqueda de sentido, pondremos en cuestionamiento las verdades enquistadas en nuestra identidad para dar lugar a una realidad más accesible a nuestros encuentros y desencuentros cotidianos. Una realidad que contemple las hendiduras marcadas por arrugas, heridas y cicatrices.

De esta forma, la fórmula que reza “querer es poder” puede ser modificada por el axioma más amigable que afirma “querer y hacer es vivir”.

Ser dueños de nuestra vida no es controlarlo todo. Siempre hay factores que inciden en las inevitables grietas que dan testimonio de nuestra experiencia a través del tiempo que fue, que es y que será. Haciendo uso de la incertidumbre que esta última instancia temporal depara, tenemos un margen de libertad y elección para “sacar de la galera” nuevas formas de pensarnos fuera de los moldes del convencionalismo. Así, seremos dueños de lo que no dominamos, confiando en el proceso y, sobre todo, en nosotros mismos. Con heridas, marcas y cicatrices.

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Las verdades que damos por ciertas

Si supiéramos qué es todo aquello que nos moviliza a transitar nuestra existencia desde la fluidez, ¿seríamos más plenos? Si tomáramos conocimiento del dial que nos mantiene en la frecuencia del disfrute, conectándonos con los umbrales imperceptibles de nuestro ser, ¿estaríamos en mejores condiciones para afrontar las vicisitudes de la vida, desplegando en forma artera nuestro potencial? En definitiva, ¿alcanza con saber? Veamos. Si decimos que el saber se define como todo aquello que es articulado con el recurso de la palabra, un desenlace derivado del “músculo de la razón”, estaríamos siendo injustos con nuestra vasta capacidad de enarbolar una certeza que trascienda los límites de lo discursivo; donde las palabras se detienen y comienza una nueva experiencia.  En la tolerancia de nuestro no-saber, podemos desandar el camino de las explicaciones habladas y toparnos con el abismo que se nos abre en la esfera de la intuición. Es un tipo de saber inefable que mana de las profundidades d

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.