Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una valoración que nos atraiga hacia la vida (nuestra vida)

Como valorar nuestra vida

¿Qué es lo que hacemos cuando todo parece ir mal? ¿Desde qué lugar nos situamos para evaluar nuestra vida?

Segmentar la realidad en unidades más pequeñas, convierte a lo fáctico en un concepto mental que nos atrae o nos repele, según la valoración que le imprimamos en un determinado tiempo y espacio. Si bien las situaciones que nos atraviesan son diversas, no tenemos que olvidar que son sólo hechos que no tienen un atributo moral per se. Es por medio de nuestro juicio que evaluamos el mundo circundante y sus elementos, basándonos en las estructuras previas que recibimos, construimos y reformulamos activamente desde nuestra infancia.

Ahora bien, los valores cambian entre culturas, de persona en persona, y también en un mismo individuo. Existe una infinita gama de factores históricos, sociales, contextuales, fisiológicos y psicológicos al momento de seleccionar, en nuestra percepción, un determinado espectro del mundo externo en aras de evaluarlo de una u otra manera. Por ejemplo, una persona deshidratada en el desierto le dará mayor valor a un vaso de agua, que otra con acceso al agua potable en la comodidad de su hogar.

Pero estos condicionamientos no tienen por qué alarmarnos. Como afirmé en algún post anterior, si bien las cosas se rigen por la ley de la causa y el efecto, somos la única especie que no es causada linealmente. Existe un determinismo – y no una causalidad – que posibilita un cambio de rumbo en nuestro destino. Es decir, la causa no tiene la última palabra: la temporalidad no es lineal – es (psico) lógica –, y tiene un efecto impredecible que definirá hasta la misma causa de manera retroactiva.

Dicho de otro modo, al elegir nuestro futuro en el presente, le damos un nuevo significado al pasado. Por ejemplo, al aprobar un examen le damos otro sentido a las largas horas que le dedicamos al estudio.

Constantemente, nuestros actos resignifican una historia que, lejos de ser estática, adquiere diferentes matices con el paso del tiempo. Reflexionar sobre nuestros pensamientos, juicios, condicionamientos y puntos de vista, entrena nuestra mente para criticar las certezas que se instalan como incuestionables.

Por ello, más allá de las circunstancias “reales” que nos rodean, somos nosotros quienes tomamos un papel activo en ellas. Al realizar el ejercicio de observar la realidad en que nos ubicamos, lo que estamos haciendo es llevar a cabo una actitud de meta-reflexión, es decir, reflexionar cómo reflexionamos.

Y en esa rebeldía que nos impulsa a habitar un tiempo único, zigzagueamos los determinismos para jugar con los hechos, y así tomar decisiones que nos ubiquen en una valoración distinta; una valoración que nos atraiga hacia la vida (nuestra vida).

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa