Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una valoración que nos atraiga hacia la vida (nuestra vida)

Como valorar nuestra vida

¿Qué es lo que hacemos cuando todo parece ir mal? ¿Desde qué lugar nos situamos para evaluar nuestra vida?

Segmentar la realidad en unidades más pequeñas, convierte a lo fáctico en un concepto mental que nos atrae o nos repele, según la valoración que le imprimamos en un determinado tiempo y espacio. Si bien las situaciones que nos atraviesan son diversas, no tenemos que olvidar que son sólo hechos que no tienen un atributo moral per se. Es por medio de nuestro juicio que evaluamos el mundo circundante y sus elementos, basándonos en las estructuras previas que recibimos, construimos y reformulamos activamente desde nuestra infancia.

Ahora bien, los valores cambian entre culturas, de persona en persona, y también en un mismo individuo. Existe una infinita gama de factores históricos, sociales, contextuales, fisiológicos y psicológicos al momento de seleccionar, en nuestra percepción, un determinado espectro del mundo externo en aras de evaluarlo de una u otra manera. Por ejemplo, una persona deshidratada en el desierto le dará mayor valor a un vaso de agua, que otra con acceso al agua potable en la comodidad de su hogar.

Pero estos condicionamientos no tienen por qué alarmarnos. Como afirmé en algún post anterior, si bien las cosas se rigen por la ley de la causa y el efecto, somos la única especie que no es causada linealmente. Existe un determinismo – y no una causalidad – que posibilita un cambio de rumbo en nuestro destino. Es decir, la causa no tiene la última palabra: la temporalidad no es lineal – es (psico) lógica –, y tiene un efecto impredecible que definirá hasta la misma causa de manera retroactiva.

Dicho de otro modo, al elegir nuestro futuro en el presente, le damos un nuevo significado al pasado. Por ejemplo, al aprobar un examen le damos otro sentido a las largas horas que le dedicamos al estudio.

Constantemente, nuestros actos resignifican una historia que, lejos de ser estática, adquiere diferentes matices con el paso del tiempo. Reflexionar sobre nuestros pensamientos, juicios, condicionamientos y puntos de vista, entrena nuestra mente para criticar las certezas que se instalan como incuestionables.

Por ello, más allá de las circunstancias “reales” que nos rodean, somos nosotros quienes tomamos un papel activo en ellas. Al realizar el ejercicio de observar la realidad en que nos ubicamos, lo que estamos haciendo es llevar a cabo una actitud de meta-reflexión, es decir, reflexionar cómo reflexionamos.

Y en esa rebeldía que nos impulsa a habitar un tiempo único, zigzagueamos los determinismos para jugar con los hechos, y así tomar decisiones que nos ubiquen en una valoración distinta; una valoración que nos atraiga hacia la vida (nuestra vida).

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina