Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una verdad arrasadora

cómo encontrar la verdad en nuestro interior


No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori. Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura. 

En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imaginación en los momentos difíciles? Justamente, olvidándonos de la pasividad que nos cierra los caminos que abre el pensar. Así, podremos librarnos de las cadenas invisibles que coartan nuestra sed de aventura, de nuevos sitios que alojen nuestra verdad. Siempre tenemos un margen de libertad en nuestro accionar para sentir esa bocanada de aire que oxigena cada una de nuestras células en los momentos de chatura y sin-sentido.

Pensar que las huellas del pasado no repercuten en el presente es una ilusión. El pasado está, así como también nuestra manera de re-narrarlo para asimilarlo a nuestra historia. Leer y descifrar el devenir de nuestra historia, es entonces la clave que nos servirá para catapultar ese relato hacia horizontes de una realidad posible. 

De nuestras posibilidades, la muerte es la única ineludible. Aceptar la muerte como parte de la vida, es pensar nuestra biografía como un libro abierto que sólo adquirirá un sentido cabal el día en que se escriba el último capítulo de nuestra historia. Sabemos que la historia terminará en algún momento. Sin embargo, el modo de pensar ese final es el que nos da la capacidad de inventiva para escribir los capítulos intermedios. 

El modo en que concebimos la muerte, es entonces la manera y el valor con el cual transitamos la vida. Siendo auténticos en cada momento, alejándonos de lo banal y de las tradiciones que, impolutas, se repiten lejos de la realidad que se abre ante nuestros ojos. No esperemos la muerte de la misma manera en que nos vio nacer, y conectémonos con la esencia más significativa, aquella que desde su abstracción se materializa en los actos que nos redefinen constantemente. 

¿Para qué maquillarnos? ¿por qué adornar en el exterior lo que no podemos lograr en lo profundo? El maquillaje es efímero, no soluciona nada. Sólo nos da una sensación pasajera e inauténtica de ser y presentarnos frente a los demás. Por el contrario, el pensamiento radical que se propone, profundiza la conexión con nuestro interior que fluye sin cesar. Ese río en el que Heráclito se bañaba una sola vez.    

Los saluda,
Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa