Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La experiencia literaria

La literatura, Cortázar y el placer de leer y escribir

A lo largo de los años me encontré en distintas situaciones que me pusieron cara a cara con la pregunta “¿quién soy?”. Cada uno de estos encuentros, me ayudó a calibrar un poco más la brújula que me guía en la búsqueda de sentido.

En este des-cubrir, me topé con algunas vivencias que me conectaban con la esencia de las cosas, junto con otras que, más allá de su encanto fugaz, terminaron siendo accesorias y prescindibles.

De igual modo aprendí a aceptar que no todo se puede. Convivir con la misteriosa intriga de lo inalcanzable, es también una forma de crecimiento interior. Y es que, a partir de esa ominosa imposibilidad, pueden surgir fenómenos tan interesantes como los que vemos, por ejemplo, en el arte.

En fin, si bien fui cerrando algunas puertas que me abrieron a nuevas experiencias (no siempre), creo fervientemente que todavía quedan muchos caminos por explorar y construir. Uno de los trayectos más fascinantes que tuve el gusto de recorrer reposan en la literatura.

Es en la lectura donde me encuentro con un caleidoscopio de sensaciones e imágenes, que me interpelan a ser el espectador y protagonista de los más variopintos entramados ficcionales. Cada vez que me acompaso con ese estado de flow, el mundo parece desvanecerse para reposarme en el poder creador de la palabra.

En el universo literario, las palabras colisionan, pausan, se tildan y apresuran, o se estorban y ausentan, para luego agruparse en un cosmos de vivencias revelador. A partir de allí, cada vuelta de página cobra un semblante único. Este efecto mágico comienza cuando las palabras dejan la tinta y se apropian de nuestro mundo interior.

Si me preguntan por un escritor que mueve los hilos de mi alma, ése es Julio Cortázar. En él encontré una especie de alter ego; un aliado que se anticipa a lo impensado, nombrando alegrías y zurciendo heridas. Julio es de esas amistades que me visitan cuando necesito estar solo y acompañado al mismo tiempo. Él es mi “amigo invisible”.

Siempre admiré la rebeldía e ironía con la que desarrolla sus relatos, desmembrando y subvirtiendo el desenlace lógico de lo narrado. Principalmente, es en sus cuentos donde puedo encontrarme con ciertos rastros de impunidad literaria.

En efecto, las historias de Cortázar suelen iniciarse con el engaño del sentido común. Acto seguido, en una especie de trance hipnótico, comienzan a despegar sutilmente hasta depositar al lector en una cuarta dimensión. Algo así como una realidad situada entre el sueño y la vigilia; o un “espacio transicional”, al decir del psicoanalista inglés Donald Winnicott.

En ese lugar de ensoñación, los relatos adquieren el matiz de un juego cuyo desenlace es a libre interpretación. El lector, en su estupor, vuelve a la vigilia con la urgencia de escribir un final que está al caer.

Cualquiera sea la conclusión con la cual rematamos el cuento, Cortázar nos da el visto bueno insinuando que eso era lo que quería decir. Situación ilusoria, por supuesto, que nos calma frente a esa incompletud estructural que habita en nosotros.

Los invito a ser parte de esta experiencia terapéutica que es la lectura. Puede ser Cortázar o cualquier otro. Da igual si lo que leemos nos moviliza.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui 

Comentarios

  1. Leer es una forma de elevar el alma!! Celebro tu pasión absoluta por la lectura!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente conclusión! Y así como la lectura es una terapia, también es ese habitar en la existencia humana atemporal que tiene algo de sanador en el comprender este estar-aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa