Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La experiencia literaria

La literatura, Cortázar y el placer de leer y escribir

A lo largo de los años me encontré en distintas situaciones que me pusieron cara a cara con la pregunta “¿quién soy?”. Cada uno de estos encuentros, me ayudó a calibrar un poco más la brújula que me guía en la búsqueda de sentido.

En este des-cubrir, me topé con algunas vivencias que me conectaban con la esencia de las cosas, junto con otras que, más allá de su encanto fugaz, terminaron siendo accesorias y prescindibles.

De igual modo aprendí a aceptar que no todo se puede. Convivir con la misteriosa intriga de lo inalcanzable, es también una forma de crecimiento interior. Y es que, a partir de esa ominosa imposibilidad, pueden surgir fenómenos tan interesantes como los que vemos, por ejemplo, en el arte.

En fin, si bien fui cerrando algunas puertas que me abrieron a nuevas experiencias (no siempre), creo fervientemente que todavía quedan muchos caminos por explorar y construir. Uno de los trayectos más fascinantes que tuve el gusto de recorrer reposan en la literatura.

Es en la lectura donde me encuentro con un caleidoscopio de sensaciones e imágenes, que me interpelan a ser el espectador y protagonista de los más variopintos entramados ficcionales. Cada vez que me acompaso con ese estado de flow, el mundo parece desvanecerse para reposarme en el poder creador de la palabra.

En el universo literario, las palabras colisionan, pausan, se tildan y apresuran, o se estorban y ausentan, para luego agruparse en un cosmos de vivencias revelador. A partir de allí, cada vuelta de página cobra un semblante único. Este efecto mágico comienza cuando las palabras dejan la tinta y se apropian de nuestro mundo interior.

Si me preguntan por un escritor que mueve los hilos de mi alma, ése es Julio Cortázar. En él encontré una especie de alter ego; un aliado que se anticipa a lo impensado, nombrando alegrías y zurciendo heridas. Julio es de esas amistades que me visitan cuando necesito estar solo y acompañado al mismo tiempo. Él es mi “amigo invisible”.

Siempre admiré la rebeldía e ironía con la que desarrolla sus relatos, desmembrando y subvirtiendo el desenlace lógico de lo narrado. Principalmente, es en sus cuentos donde puedo encontrarme con ciertos rastros de impunidad literaria.

En efecto, las historias de Cortázar suelen iniciarse con el engaño del sentido común. Acto seguido, en una especie de trance hipnótico, comienzan a despegar sutilmente hasta depositar al lector en una cuarta dimensión. Algo así como una realidad situada entre el sueño y la vigilia; o un “espacio transicional”, al decir del psicoanalista inglés Donald Winnicott.

En ese lugar de ensoñación, los relatos adquieren el matiz de un juego cuyo desenlace es a libre interpretación. El lector, en su estupor, vuelve a la vigilia con la urgencia de escribir un final que está al caer.

Cualquiera sea la conclusión con la cual rematamos el cuento, Cortázar nos da el visto bueno insinuando que eso era lo que quería decir. Situación ilusoria, por supuesto, que nos calma frente a esa incompletud estructural que habita en nosotros.

Los invito a ser parte de esta experiencia terapéutica que es la lectura. Puede ser Cortázar o cualquier otro. Da igual si lo que leemos nos moviliza.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui 

Comentarios

  1. Leer es una forma de elevar el alma!! Celebro tu pasión absoluta por la lectura!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente conclusión! Y así como la lectura es una terapia, también es ese habitar en la existencia humana atemporal que tiene algo de sanador en el comprender este estar-aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina