Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una tarde en el café

Meditación mientras tomo un café y escucho jazz


Conectado con la matriz de mis pensamientos, me encuentro con un cielo azul despejado en un día de Sol. Es muy agradable sentarme en mi café favorito y ponerme a escribir, improvisando cada uno de los momentos mientras escucho música jazz. Me aferro a lo que dicta este instante y me sintoniza con lo real que habita en mí.

No hace falta abrir los ojos, pues el día soleado del que hablaba antes ya está en mi interior, como el mundo del texto que se transmite al universo del lector cuando la obra trasciende a su autor. Se construye así una virtualidad única que le da movimiento a mi imaginación y a las neuronas que la dibujan. En calidad de prófugo de los hechos, me anulo de lo que pasa afuera. Aquello que no podré cambiar en millones de años si no miro para mis adentros.

De manera progresiva me relajo más y más. Me amigo con todo mi ser cayendo en un colchón de ensueños hecho de algodón. Sumamente placentero es este momento. Me siento más despierto que nunca, aunque esté quieto y con los ojos cerrados. Nada importa más que hacer infinitos cada uno de los nanosegundos que me atraviesan. Ellos pasan dejando huellas en sus sucesores, recordándoles que no hay mejor memoria que la de estar enfocado en el presente.

Quisiera abrirme a más y más sitios interiores inexplorados, conectando cada uno de los puntos corporales para formar una sola alma capaz de apreciar su existencia privilegiada e intransferible. No elegimos venir a este mundo. Pero me quedo con el pensamiento de que, entre muchos azares de mis antepasados y una infinidad de células reproductivas, me tocó a mí nacer. Ahora que lo pienso, tengo más chances de ganar la lotería que de estar viviendo aquí y ahora. En fin, gracias a la vida que me ha dado tanto.

Veo la evolución en mí. Algo se está moviendo progresivamente hacia no sé dónde. Tampoco me importa saberlo, pues no es el lugar de tránsito ni de llegada, es el moverse sin detenerse en una actitud de búsqueda constante.

Pensemos un momento: ¿Cuánto valemos si no existiese nada de lo que poseemos, ni lo que nos rodea, ni lo que hacemos? ¿Cuál es esa esencia que nos hace querernos más allá de todo? En el principio donde todo termina y confluye, es mi ser el que aparece en la forma más pura posible.

El azar de mi existencia se une a la autopista de la búsqueda personal, del sentido de la vida. Un camino en perpetua construcción y sin carteles instalados a través del cual me desplazo sin saber hacia dónde voy, pero con ganas de llegar. Amar la vida es viajar en esa ruta, aceptándome en cada uno de los tramos.   

Hablemos de las “imperfecciones”. Qué ganas tengo de ser imperfecto y que todo me importe un carajo. Esa es la gran sabiduría de la vida. Sin juzgar sobre lo que no afecta mi bienestar, dejo pasar las etiquetas y aprendo a no juzgarme a mí tampoco. Y así soy más feliz. Sin divisiones interiores entre el juez y el banquillo de los acusados, la unidad se transforma en justicia.

Un saludo,

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina