Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Una tarde en el café

Meditación mientras tomo un café y escucho jazz


Conectado con la matriz de mis pensamientos, me encuentro con un cielo azul despejado en un día de Sol. Es muy agradable sentarme en mi café favorito y ponerme a escribir, improvisando cada uno de los momentos mientras escucho música jazz. Me aferro a lo que dicta este instante y me sintoniza con lo real que habita en mí.

No hace falta abrir los ojos, pues el día soleado del que hablaba antes ya está en mi interior, como el mundo del texto que se transmite al universo del lector cuando la obra trasciende a su autor. Se construye así una virtualidad única que le da movimiento a mi imaginación y a las neuronas que la dibujan. En calidad de prófugo de los hechos, me anulo de lo que pasa afuera. Aquello que no podré cambiar en millones de años si no miro para mis adentros.

De manera progresiva me relajo más y más. Me amigo con todo mi ser cayendo en un colchón de ensueños hecho de algodón. Sumamente placentero es este momento. Me siento más despierto que nunca, aunque esté quieto y con los ojos cerrados. Nada importa más que hacer infinitos cada uno de los nanosegundos que me atraviesan. Ellos pasan dejando huellas en sus sucesores, recordándoles que no hay mejor memoria que la de estar enfocado en el presente.

Quisiera abrirme a más y más sitios interiores inexplorados, conectando cada uno de los puntos corporales para formar una sola alma capaz de apreciar su existencia privilegiada e intransferible. No elegimos venir a este mundo. Pero me quedo con el pensamiento de que, entre muchos azares de mis antepasados y una infinidad de células reproductivas, me tocó a mí nacer. Ahora que lo pienso, tengo más chances de ganar la lotería que de estar viviendo aquí y ahora. En fin, gracias a la vida que me ha dado tanto.

Veo la evolución en mí. Algo se está moviendo progresivamente hacia no sé dónde. Tampoco me importa saberlo, pues no es el lugar de tránsito ni de llegada, es el moverse sin detenerse en una actitud de búsqueda constante.

Pensemos un momento: ¿Cuánto valemos si no existiese nada de lo que poseemos, ni lo que nos rodea, ni lo que hacemos? ¿Cuál es esa esencia que nos hace querernos más allá de todo? En el principio donde todo termina y confluye, es mi ser el que aparece en la forma más pura posible.

El azar de mi existencia se une a la autopista de la búsqueda personal, del sentido de la vida. Un camino en perpetua construcción y sin carteles instalados a través del cual me desplazo sin saber hacia dónde voy, pero con ganas de llegar. Amar la vida es viajar en esa ruta, aceptándome en cada uno de los tramos.   

Hablemos de las “imperfecciones”. Qué ganas tengo de ser imperfecto y que todo me importe un carajo. Esa es la gran sabiduría de la vida. Sin juzgar sobre lo que no afecta mi bienestar, dejo pasar las etiquetas y aprendo a no juzgarme a mí tampoco. Y así soy más feliz. Sin divisiones interiores entre el juez y el banquillo de los acusados, la unidad se transforma en justicia.

Un saludo,

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa