Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Pensar y nombrar lo que nos incomoda

Como ser auténtico aceptando lo que somos

 

Una propuesta para nada sencilla es aceptarse en el sinfín de situaciones que nos atraviesan día a día. Las contradicciones internas se nos aparecen como un desgarramiento que deja a cielo abierto nuestras heridas y vulnerabilidades. La dificultad reposa en que vivenciamos parte de lo propio como algo ajeno que nos incomoda; algo que odiamos y contra lo cual combatimos resguardados en la trinchera de nuestra parte “buena”. En consecuencia, deseamos con todas nuestras fuerzas que ese escollo desaparezca para mostrarnos seguros y coherentes en los ámbitos que frecuentamos.

En este contexto, cuando nos encontramos con algo propio que nos enoja y no queremos ver, solemos depositar en el otro nuestras incomodidades e inseguridades. Este acto es una forma de negar lo que estamos atravesando para proyectarlo en los demás. En otras palabras, sea cual sea el hecho que estemos viviendo, buscamos un chivo expiatorio para salvar nuestro honor, y así dormir con la conciencia “libre de todo mal”.

Depositar en el otro lo que no queremos percibir en nuestro interior, nos da una sensación de calma pasajera. Es algo así como esconder la suciedad debajo de la alfombra, haciendo de cuenta que la casa se ve limpia cuando en realidad no lo está. Esto no resuelve la cuestión de fondo,  y por eso las preguntas esenciales resurgen una y otra vez con una fuerza arrasadora: ¿Qué mirada tenemos sobre nosotros mismos frente a los demás? ¿Nos sentimos a gusto con las cosas que hacemos y decimos en nuestro entorno social?

Mirar hacia adentro es una decisión que requiere esfuerzo. Desde ya que es incómodo encontrarnos con aspectos propios que nos disgustan, y más aún tomar la decisión de mirarlos de frente, analizarlos y darles una “vuelta de tuerca”. En este sentido, la psicoterapia es la opción que nos posibilita un espacio de intimidad para ser escuchados más allá de lo que decimos. Este acto es llevado a cabo por un profesional de la salud mental que nos devuelve de una manera distinta las palabras que le enviamos, a los efectos de pensar y nombrar lo que nos incomoda. A su vez, esto nos brinda la posibilidad de tener en cuenta la raíz inconsciente de nuestra aversión, con sus implicancias en nosotros y en nuestro contexto vincular inmediato. 

En esto también entra en juego ver qué podemos hacer al respecto. Por eso mismo, afirmamos que la terapia es un espacio de responsabilidad personal donde nos hacemos cargo de aquello que nos pasa y de lo que podemos cambiar en nosotros.   

El primer paso es detectar aquello que nos afecta; luego, afrontarlo y mirarlo cara a cara para poder elaborarlo. En otros casos, simplemente se trata de aceptarnos con todos los matices que le dan un color único a nuestra forma de ser. Aceptar que no somos perfectos siendo que, en nuestro lado “agradable”, también habita esa herida narcisista que nos hace humanos y no dioses. Con esas imperfecciones podemos mirarnos de otra forma, sabiendo que nuestros defectos también nos hacen únicos e irrepetibles. Y quizás, desde esta postura de aceptación, podemos aportar ese condimento que le da sabor un sabor especial a nuestra presencia en el mundo: nuestro mundo y el de los demás.

Esto quizás implique replantearnos aquellos vínculos donde mantenemos una relación “tóxica”. Evaluar si es necesario repensar con quién y cómo nos vinculamos, tal vez represente un punto de inflexión para cerrar vínculos que no nos hacen bien. En última instancia, conocer, aceptar y hasta mostrar nuestros defectos, nos da la tranquilidad de ser recibidos sin la necesidad de colocarnos una máscara que recubra la verdad de nuestro ser; una verdad que se escabulle como el agua en nuestras manos, pero que podemos reconocerla cuando la palpamos y sentimos la pureza de su autenticidad. Así, en la tendencia natural de nuestra razón para dar una respuesta acabada sobre todo lo que nos pasa, podemos contestar con la incerteza de lo que no comprendemos y que, sin embargo, aceptamos y amamos.

Vivir quejándonos de la “mala suerte” – como si la vida nos debiese algo –  es permanecer en la amargura de la espera pasiva, sin tomar las riendas de nuestra existencia. En cambio, disfrutar del “mientras tanto”, del proceso, es estar inmersos en la profundidad de nuestro deseo independientemente de los resultados. Arrojar los dados de nuestro destino, en un juego de azar que nos sume en la adrenalina, es animarnos a emprender una nueva aventura: la de conquistar nuestra aceptación.  

Los saluda,


Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa