Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El abismo que nos mira

El abismo nos mira y nos pregunta sobre el sentido de nuestra vida
















El análisis suele transcurrir alrededor de un borde que circunda lo que llamamos “el núcleo doloroso”. Me refiero a ese lugar que es la fuente de nuestra “sanación” y, a la vez, el de una gran herida que no queremos cicatrizar. Y es entendible que así lo sea, ya que el alivio pasajero de lo conocido muchas veces le gana la pulseada a la decisión de proyectar nuestro deseo en el largo plazo. El pasaje de un estado a otro es lo que llamamos “el proceso psicoanalítico”.

El paciente se dirige hacia ese centro lentamente, como si tantease a ciegas los límites que lo alejan de su realidad y lo aproximan hacia lo desconocido que habita en él. Una realidad que es psíquica y edificante de su subjetividad pero que, a la vez, puede ser cuestionada y reestructurada desde la elaboración de su posición frente a ese núcleo.

Pasar por la experiencia del análisis, es pararse en ese abismo que divide nuestro saber con lo que nos deja sin palabras. Un abismo que desde el silencio nos interpela y – parafraseando a Nietzsche – nos mira. Nos mira desde un inconsciente que se nos manifiesta con preguntas como las siguientes: ¿Qué es lo que quiero? ¿Para qué estoy acá? ¿Cuál es el sentido de mi vida? A fin de cuentas, todos estos interrogantes convergen en una sola pregunta: ¿Quién soy?

Hacer el ejercicio de responder a la pregunta ya es parte del dispositivo analítico. En efecto, durante el análisis vamos cambiando el lugar desde donde decimos las cosas, y eso tiene que ver no sólo con un cambio de punto de vista, sino también con la posición desde la cual construimos, en clave imaginaria, nuestra identidad. En forma imaginaria porque la identidad es una ilusión que nos da seguridad. Como los fotogramas de una cinta de celuloide, son instantes sucesivos y cambiantes que proyectan en nuestra conciencia la imagen de unidad y coherencia de nuestro yo. En el análisis, nuestra conciencia es como la pantalla de un cine donde se refleja el resultante de un proceso más complejo que le da vida al yo ilusorio.  

Por supuesto que el yo también interviene activamente, pero – como ya lo afirmó Freud – decir “yo” no es decir conciencia. En análisis tendemos al ideal de dejar de lado al yo y sus certezas. De este modo, lo central no es responder a los cuestionamientos desde la racionalidad o la certidumbre; más bien, lo que nos interesa es lo que se conmueve cuando hacemos el ejercicio de buscar respuestas. Así, el analizante va cambiando de lugar, tomando las riendas de su vida y posicionando a su deseo en un lugar más “amigable” frente a ese núcleo incandescente.

Las preguntas que surgen conllevan también un llamado a la acción: un hacer, un decir y un pensar que nos permita atravesar los límites impuestos por el guion que nos representamos una y otra vez en nuestro yo consciente. Se trata de crear acontecimientos - hechos únicos e irrepetibles - que reformulen las palabras con las cuales reescribimos nuestra historia en el presente para pergeñar una nueva visión de nuestro futuro. Continuando con la metáfora cinematográfica, una reversión de la película que nos permita vivir mejor.   

Aunque parezca estancado, el análisis es un proceso que lleva su propia inercia, siempre y cuando el analista esté comprometido con la conducción de la cura. Un compromiso que requiere del profesional una posición de escucha particular, y abstenerse de educar al paciente con su saber, tolerando la incomodidad silenciosa de lo no sabido. Dicha actitud de escucha, devuelve el más allá de lo que se dice, fomentando que el analizado escuche qué dice en lo que dice de manera que él mismo transite su camino de búsqueda.

Desde esta perspectiva, la escucha marca la distancia entre lo hablado y la significación alternativa que se va creando en y entre las sesiones. Significaciones que van y vienen, que provocan las más recalcitrantes resistencias y la apertura de nuevos caminos. Todos los senderos conducen a ese núcleo patógeno; lugar de donde nacen y vuelven los fotogramas que le dan cuerpo a la película de nuestra vida y al papel que representamos en ella.   

Existen momentos de acercamiento que pueden ser dolorosos y a la vez reveladores. En esta paradoja del psicoanálisis, se instala un rito de pasaje que es necesario atravesar para crecer. Un pasaje entre la seguridad de lo conocido y la aventura de la novedad. El rito como la tijera que corta el celuloide para combinar los fotogramas de una forma creativa, atravesando los mitos con los cuales explicamos quiénes somos y cómo interpretamos el mundo.

Lleva tiempo y paciencia elaborar "el núcleo doloroso", pero llega una instancia del análisis donde las excusas se acaban y sentimos un llamado impostergable a responder. Una pregunta que se responderá desde un lugar discursivo que nos reposicione frente al agujero de lo inefable. Sin erradicarlo, pero viviendo a pesar de él.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa