Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Transitar el dolor y hacer algo con él

Como superar el dolor y la tristeza


Cuántas veces nos preguntamos sobre el sentido de nuestra existencia excluyéndonos a nosotros del planteo. Buscamos un responsable o “culpable” de lo que nos pasa. Como contraparte, anhelamos un “salvador” que resuelva todos nuestros problemas. Y es entonces que aguardamos en la pasividad un “golpe de suerte” de las circunstancias para encontrar el alivio que tanto deseamos.

Las excusas están a la orden del día. Siempre tendremos motivos como para bajar los brazos, no hacer tal o cual cosa o, simplemente, quejarnos y hundirnos en la amargura. La diferencia está en la brecha que se abre entre lo que nos pasa y lo que hacemos frente a ello. No es algo fácil ese cambio de postura, pues desde la razón evaluamos situaciones que son difíciles de digerir por nuestro psiquismo. Este cambio de posición involucra también un cambio en nuestro contexto. Al modo de un juego de ajedrez, necesitamos hacernos un espacio para que las otras piezas se reacomoden y se alineen en una disposición estratégica.  

Lo más importante en todo esto es nuestra decisión de poner manos a la obra y encarar lo que sí de nosotros depende; es decir, hablar de lo que “nos pasa” y hacer algo con ello. Estar en la posición de hablantes implica que del otro lado hay al menos una persona que nos escucha. Y escuchar no es simplemente oír; es recibir las palabras y devolverlas con una significación distinta, la cual marca un punto de vista diferente de lo que creemos decir cuando las pronunciamos. Es allí donde podremos construir un sentido que nos aloje, con el fin de transitar los interrogantes que nos movilizan a buscar nuevas respuestas.

De este modo, cuando las respuestas se renuevan, no sólo se escribe nuestro presente; también reformulamos el pasado en aras de tomar un nuevo impulso hacia el futuro. Un porvenir incierto que tendrá su cuota de azar, pero que no nos dejará inermes ante la búsqueda de sentido. Con las herramientas en mano para sobrevolar los hechos, podremos apropiarnos de las ideas reveladoras que nos dan el valor de afrontar el enigma que se nos presenta.

Andar por la vida justificando nuestra queja sería reivindicarse en el dolor, el cual sólo es útil cuando, por el contrario, se presta para ser escuchado. Desde este punto de vista el dolor es un proceso de sanación que requiere de nuestra decisión para ayudarnos y dejarnos ayudar. Es la señal que nos indica que estamos vivos, que sentimos, que hay algo que nos incomoda y nos propone un cambio. Un cambio que, como toda crisis, es una oportunidad de librarnos de las cadenas que nos oprimen y no nos dejan vivir nuestra vida en paz.

De nosotros depende buscar en un amigo, un ser querido, un familiar o un profesional, a ese alguien que nos acompañe y nos escuche para transitar el dolor y hacer algo con él. Si el molusco fabrica una perla a partir de una herida, cuánto más podremos hacer nosotros con el recurso de la palabra y el sinfín de significados que de ella emanan. En la medida en que nos apropiemos de la palabra y hablemos desde un lugar de autenticidad, nos hacemos escuchar. Ya no será exclusivamente para sanar; también lo será para atraer e inspirar a quienes nos rodean.

En este proceso donde escribimos y re-escribimos el libro de nuestra vida, tendremos un capítulo por delante que cobrará sentido en el ejercicio de lectura-escucha de lo que tenemos para contar frente a nosotros y los demás. Un libro que tendrá la simpleza de ser complejo y no complicado. Contendrá sus laberintos y sus espejos, algunos de ellos indescifrables. No importa. La simpleza estará en extraer de ella aquellos fragmentos que valen la pena narrar, una vez que decidamos desde qué lugar queremos protagonizar la historia de nuestra vida.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa