Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Atravesando el portal del consultorio

qué es el psicoanálisis

 




Atravesando el portal del consultorio, las cosas comienzan a fluir de otra manera. En ese paso, algo se abre también en nosotros, haciéndonos sentir la desnudez de un yo que va perdiendo la seguridad de su saber. Lentamente, nos adentramos en un encuadre que contiene una temporalidad distinta: la del tiempo en análisis.

Al cerrar la puerta, se abre otro tiempo en ese espacio con cuatro paredes; un lugar que nos invita a salir de nuestra zona de confort y del cual nos apropiamos lentamente en aras de ser alojados. Y es así que nos sumergimos en la aventura de lo incierto para hacerle un sitio a nuestro decir. 

En primera instancia, se instala un silencio que es difícil de afrontar. Él nos mueve a hablar con la ilusión de encontrar la seguridad de un complemento que nos dé las respuestas que esperamos escuchar. Emergen las primeras palabras; desordenadas y caóticas, ellas quieren decir algo, aunque nunca lo digan del todo.

Haciendo el ejercicio de dejarnos ser en ese tiempo que es el nuestro, nos quitamos la mochila del pasado y el futuro para reposar en la espontaneidad de los instantes que nos movilizan a no quedarnos callados. Es entonces que nos damos cuenta de que hay silencios que dicen y palabras que callan, por más ruidosas que estas últimas sean.

No es que lo ocurrido y lo esperado hayan desaparecido por arte de magia. Simplemente están ahí, condensados en un presente en el que hablamos sin saber lo que decimos ante quien nos escucha.

En medio del silencio, dejamos emerger las más profundas verdades del inconsciente. Para descifrar ese inconsciente, presentamos sueños, pesadillas, relatos de vivencias, fragmentos de nuestra vida cotidiana e historias de nuestro pasado lejano o reciente, entre muchas otras cosas. Y sintonizamos con aquello de lo que hablamos, al punto de olvidar la presencia de ese alguien que nos escucha.

A medida que avanza el análisis, va disminuyendo la persona del analista en favor de la imagen que depositamos en él; imagen cargada de un significado especial, y a la cual le demandamos una respuesta radical que cure de raíz nuestro malestar.

En ese tránsito, vamos construyendo una significación que decanta en las palabras de quien hace silencio y aguarda el momento oportuno para manifestarse en una interpretación. La entendamos racionalmente o no, ella movilizará nuestro decir en una dirección determinada, pues las palabras de quien las dice no nos resultan indiferentes. Dicho de otra manera, la transferencia subyace a esa frase con carácter hipotético (interpretación), o al señalamiento que da la pauta para seguir ahondando en un determinado sector de nuestro discurso.

No tenemos que hacer nada al respecto, simplemente permanecer en la experiencia de dejar que surja lo que tiene que surgir. En la quietud de la asociación libre, recorremos infinidades de lugares significativos que hacen del consultorio un lugar que contiene muchos sitios. Algo así es la experiencia del diván: dejarnos fluir callando las razones que recortan al inconsciente para emprender una aventura hacia múltiples destinos.  

Pagamos, sí; con dinero y con nuestro compromiso respecto a lo que decimos. En efecto, no nos da lo mismo acudir o no a la sesión porque somos interpelados a ir más allá de la incomodidad placentera por la cual consultamos. Salir de la paradoja que aloja lo que nos afecta y nos da comodidad es, entonces, el gran desafío que nos plantea el psicoanálisis. Sin certezas preexistentes, aprendemos a confiar en un proceso que lleva su propia inercia y es único e intransferible para quien le abre la puerta a su inconsciente.

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina