Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Atravesando el portal del consultorio

qué es el psicoanálisis

 




Atravesando el portal del consultorio, las cosas comienzan a fluir de otra manera. En ese paso, algo se abre también en nosotros, haciéndonos sentir la desnudez de un yo que va perdiendo la seguridad de su saber. Lentamente, nos adentramos en un encuadre que contiene una temporalidad distinta: la del tiempo en análisis.

Al cerrar la puerta, se abre otro tiempo en ese espacio con cuatro paredes; un lugar que nos invita a salir de nuestra zona de confort y del cual nos apropiamos lentamente en aras de ser alojados. Y es así que nos sumergimos en la aventura de lo incierto para hacerle un sitio a nuestro decir. 

En primera instancia, se instala un silencio que es difícil de afrontar. Él nos mueve a hablar con la ilusión de encontrar la seguridad de un complemento que nos dé las respuestas que esperamos escuchar. Emergen las primeras palabras; desordenadas y caóticas, ellas quieren decir algo, aunque nunca lo digan del todo.

Haciendo el ejercicio de dejarnos ser en ese tiempo que es el nuestro, nos quitamos la mochila del pasado y el futuro para reposar en la espontaneidad de los instantes que nos movilizan a no quedarnos callados. Es entonces que nos damos cuenta de que hay silencios que dicen y palabras que callan, por más ruidosas que estas últimas sean.

No es que lo ocurrido y lo esperado hayan desaparecido por arte de magia. Simplemente están ahí, condensados en un presente en el que hablamos sin saber lo que decimos ante quien nos escucha.

En medio del silencio, dejamos emerger las más profundas verdades del inconsciente. Para descifrar ese inconsciente, presentamos sueños, pesadillas, relatos de vivencias, fragmentos de nuestra vida cotidiana e historias de nuestro pasado lejano o reciente, entre muchas otras cosas. Y sintonizamos con aquello de lo que hablamos, al punto de olvidar la presencia de ese alguien que nos escucha.

A medida que avanza el análisis, va disminuyendo la persona del analista en favor de la imagen que depositamos en él; imagen cargada de un significado especial, y a la cual le demandamos una respuesta radical que cure de raíz nuestro malestar.

En ese tránsito, vamos construyendo una significación que decanta en las palabras de quien hace silencio y aguarda el momento oportuno para manifestarse en una interpretación. La entendamos racionalmente o no, ella movilizará nuestro decir en una dirección determinada, pues las palabras de quien las dice no nos resultan indiferentes. Dicho de otra manera, la transferencia subyace a esa frase con carácter hipotético (interpretación), o al señalamiento que da la pauta para seguir ahondando en un determinado sector de nuestro discurso.

No tenemos que hacer nada al respecto, simplemente permanecer en la experiencia de dejar que surja lo que tiene que surgir. En la quietud de la asociación libre, recorremos infinidades de lugares significativos que hacen del consultorio un lugar que contiene muchos sitios. Algo así es la experiencia del diván: dejarnos fluir callando las razones que recortan al inconsciente para emprender una aventura hacia múltiples destinos.  

Pagamos, sí; con dinero y con nuestro compromiso respecto a lo que decimos. En efecto, no nos da lo mismo acudir o no a la sesión porque somos interpelados a ir más allá de la incomodidad placentera por la cual consultamos. Salir de la paradoja que aloja lo que nos afecta y nos da comodidad es, entonces, el gran desafío que nos plantea el psicoanálisis. Sin certezas preexistentes, aprendemos a confiar en un proceso que lleva su propia inercia y es único e intransferible para quien le abre la puerta a su inconsciente.

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa