Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Transitar el tiempo de una manera distinta

 

Como disfrutar del paso del tiempo


¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto?

En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras.

Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos.

Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos permite ver todo el espectro de las opciones vigentes que, en realidad, son las opciones manifiestas de un anhelo más profundo.

Es en este punto donde hago énfasis en la edad y en los años que sentimos que “se nos van” cada vez más rápido y con una monotonía que ya no nos sorprende. Los años, según cómo sean concebidos, pueden ser un punto a favor o un vendaval que se nos viene en contra. En este último caso, la edad se nos plantea como una excusa, un pretexto que nos ciega frente a esa gran variedad de metas y sueños que nos siguen esperando pese al paso de los años y a los impedimentos físicos que ellos pueden acarrear.

Considero que la clave se halla en transitar el tiempo de una manera distinta. Conectarnos con el tiempo interior que nos habita en lugar de medirlo como si fuese una línea recta que avanza en un solo sentido, nos relaja frente a las exigencias que nos plantea la razón. Cuando de tiempo hablamos, importa más la calidad que la cantidad. Por eso mismo, como afirmé en una publicación anterior, encarar nuestra vida contrariando las agujas del reloj, nos da la flexibilidad que necesitamos para eternizar los instantes que se nos hacen placenteros.

Y es allí donde un instante puede cambiarnos nuestra vida interior, dándonos un momento de felicidad mayor al que pudimos vivir en todos los últimos años juntos, en los cuales resonaban con mayor fuerza los lamentos por lo que fue y ya no volverá.

En realidad, lo que deberíamos mantener es la oportunidad de no dejar pasar las oportunidades. Corriendo, caminando, con muletas o en brazos de alguien, tendremos un porvenir siempre y cuando nos mantengamos con la decisión de avanzar.

Vivir trascendiendo el sentido biológico nos da ese plus que necesitamos para no bajar los brazos en ninguna circunstancia. Estando vivos de verdad, podemos hacer cosas increíbles que quebrarán los barrotes de la celda que construimos con la razón. Desde este punto de vista, el anhelo profundo e inconsciente está ahí, esperándonos para ponerlo en práctica.

Otra vez se presenta la creatividad como ese botón de emergencia frente al pesimismo que la cultura de lo descartable les propone a los jóvenes de ayer. Por el contrario, los años que ellos llevan en la piel son una fuente de sabiduría que guarda el secreto de valorar lo que realmente importa en la vida. Desde sus años vividos, estas personas tienen el privilegio de llevar en sus manos un pasado que los enriquece para vivir en plenitud el presente y proyectar sus anhelos hacia un porvenir donde lo material pasa a un segundo plano.

La mirada hacia la vejez que se propone a estas alturas de la civilización, es la de ver a nuestros adultos mayores como un sector de la población que consume menos que la sección joven. Pareciera ser que el término “viejo” es una mala palabra; algo prescindible y desechable. Pero el sistema no se da cuenta de que ellos no necesitan consumir grandes cosas para ser felices. Más bien, lo que se les aparece como lo más importante está en otro lado: lo que permanece y crece sin deteriorarse con el paso del tiempo.

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.