Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La rígida máscara de la identidad

 

Como ser más auténtico en la vida

La concreción de lo posible depende en una parte del azar, pero más que nada de un trabajo sobre sí mismo que no le incumbe a nadie más que a quien lo efectúa. La mayor parte de esta labor sienta sus bases en nuestra predisposición para con el cambio, la cual nos permite estar abiertos a lo nuevo, a lo que no encaja y se nos presenta como una oportunidad para crecer. No es un mero “voluntarismo” el que se propone; es un reenfoque de nuestra mirada frente a los condicionamientos que sabotean nuestro bienestar.

Desde la incomodidad que nos provoca nuestra situación actual, varias son las opciones y variadas son las formas de encararlas. El músculo más importante a ejercitar en este desafío es el de la creatividad, jugando con las formas y los contenidos de lo que nos convoca a cambiar. Lo que se promueve, en este sentido, es generar nuevas ideas que alcancen el suelo de la praxis y echen sus raíces para ser nutridas de lo que las sostiene, tanto en las luces como en las sombras.

Frente a la rigidez de las costumbres, existe una salida de emergencia hacia nuevos desafíos que nos mantengan en competencia. Pequeñas grandes batallas que nos provocan la adrenalina de sentir que estamos vivos y haciendo algo que vale la pena. Combinar nuestros anhelos de forma creativa, nos abre las puertas para jugar en un terreno desconocido, desplegando nuestro potencial a medida que vamos entrando en confianza con lo que otrora creíamos imposible.

Una parte de las propuestas para este cambio de mentalidad, reposa en despojarnos de todas las exigencias internas y externas. De este modo es que podemos darle un lugar a la esencia de lo que nos da vida en ese momento. Una vida en continuo movimiento que jamás se estanca. Luego, la tarea es retornar a lo fáctico nutridos de esa esencia que se materializa en las circunstancias de nuestra vida cotidiana. Por eso mismo es un ejercicio que nos incumbe exclusivamente a nosotros en cuanto a que somos los únicos que tenemos la clave secreta para acceder a nuestro fuero más íntimo; es allí donde se encuentran las sensaciones intransmisibles que exceden nuestra capacidad de significarlas.

No obstante, lo antedicho no implica un aislamiento de los afectos que nos rodean. En este punto es fundamental valorar las buenas compañías para cargarnos de esa “buena vibra” que nos compele a tomar la iniciativa durante nuestro “proceso de purificación mental”, por llamarlo de alguna manera. Y esa purificación, reitero, se inicia en lo abstracto para materializarse en ciertos aspectos prácticos de nuestro tránsito cotidiano.

Ahora bien, ¿cómo sería posible iniciar este proceso de purificación? El psicoanálisis podría darnos una guía al respecto. Hablar de lo que creemos que somos es también darnos cuenta de que aquello a lo que tememos, es lo opuesto a la imagen que forjamos de nuestra identidad. El miedo a perder lo que somos, a la despersonalización, es la madre de todos los miedos; una alusión indirecta a nuestra aprensión hacia la muerte. En el fondo es algo más que eso. Es el temor a dejar de existir lo que nos espanta de ella.

A partir de esta deconstrucción identitaria, varios son los frentes que se nos abren para tener una existencia mejor: una buena alimentación adecuada a nuestras necesidades nutricionales, descansar lo necesario, hacer algún tipo de actividad física, gestar un espacio que nos permita disfrutar de nuestro tiempo libre (solos y/o con otros) y, en lo posible, unir lo que nos apasiona con lo laboral. Pueden ser muchas cosas más. Tampoco es necesario hacer una checklist para cumplir a rajatabla con todos estos requerimientos. No es un recetario. Al contrario, es una invitación a identificar los puntos fuertes y débiles que nos permitirán realizar los cambios necesarios; cambios que nos allanarán el camino para vivir la vida desde una posición más auténtica.

Frente a este juego que se nos propone, la única regla es la de mantenerse en competencia, saboreando las victorias y aprendiendo de las derrotas. Atrevernos a conocer los miedos que cuestionan aquello que creemos que somos, es un tránsito que el psicoanálisis nos invita a emprender en aras de navegar en nuestro deseo sin ocultarnos tras la rígida máscara de la identidad. 

 

Los saluda,

 

Lic. Agustín Sartuqui


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa