Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Eternizar los instantes que se nos hacen placenteros

búsqueda del sentido de la vida

Desde aquello que vamos siendo, convocamos e inspiramos a los demás. Eso que nos hace sentir reales sin saber por qué, es lo que nos impulsa a levantarnos de la cama día a día a pesar de lo que esté sucediendo a nuestro alrededor. En medio de los caprichos del azar, tenemos la certeza de que algo haremos con la circunstancia que nos interpelará a dar una respuesta creativa.
Somos seres únicos, casuales y finitos, con un propósito que nos excede y nos convoca a salir de la comodidad a los fines de trascender nuestras fronteras mentales. La curiosidad que nos mueve a la trascendencia es, entonces, el otro polo que acompaña a la creatividad en nuestra búsqueda de una vida auténtica.
A través de esa relación armónica entre curiosidad y creatividad, se entrelazan dos elementos esenciales que confluyen en el camino del deseo, transformando lo que era un largo periplo en un trayecto agradable. En él, el estado de flow – fluir en lo que hacemos olvidando el paso del tiempo – es el verdadero protagonista.
Y así, nos otorgamos el derecho de jugar con la percepción del tiempo, poniendo en duda lo que marcan las agujas del reloj. Esa sensación de manejar el tiempo a nuestro antojo, haciendo uso de nuestra imaginación con la intención de eternizar los instantes que se nos hacen placenteros, provoca en nosotros una adrenalina única en el sinsabor cotidiano.
Son aquellas pequeñas cosas que experimentamos en nuestro día a día, por ejemplo, al escuchar nuestra canción favorita, leer un libro o mirar una película.    
Dentro de esta búsqueda de bienestar, es a veces necesario e inevitable atravesar por la experiencia del dolor. En este sentido, son muchos los obstáculos que se nos pueden interponer. Lo importante es nuestro temple valiente que nos lleva a romper con los muros de lo convencional, lanzándonos hacia lo desconocido desde la certeza que marca nuestra cicatriz.
Sería muy sencillo transitar por caminos ya conocidos y vivir en la inercia; caminos ajenos que no fueron diseñados para nosotros. Pero muchas veces nos habremos dicho que la vida es una y que tenemos que valorarla. Gracias a Dios no somos dioses: somos seres humanos que saboreamos la continuidad y el contraste entre los instantes que se nos escapan y que no volverán. Un formato único que supera al brindado por cualquier dispositivo tecnológico que simula la realidad; aunque ella, de todas formas, no es tan real que digamos. 
Al atravesar el portal que se abre con el filtro de nuestra percepción, la curiosidad y la creatividad se adueñan de nuestro presente y su porvenir.  
Los saluda,
Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina