Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

El adoctrinamiento de lo diferente

Ideas para mejorar el sistema educativo

Lo conocido es un baluarte en la medida en que no lo aprendemos de memoria. Articulando creativamente el saber, podemos llegar a encontrarnos con nuestra dimensión más original y reveladora. Quien aprende a pensar por sí mismo, enarbolando resultados diferentes para los problemas de siempre, es el que logra abrirse nuevos caminos donde a priori parecía no haber escapatoria.

De allí que el ejercicio de conocer –  en su faceta creativa y cuestionadora frente al saber de facto –,  sea un arte que echa raíces en la cultura y despliega ideas en el firmamento. El saber se nutre de la tierra que nos vio nacer y crecer; el suelo que nos sostiene y es regado con paciencia y constancia por nuestros verdaderos maestros, aquellos que nos enseñan a escuchar más allá de lo que se oye. Ellos son la fuente de luz que nos facilita la elaboración de los datos mediante una sabia fotosíntesis, que metaboliza y transforma todo aquello que nos hace falta conocer para ser.

En el contexto actual, resulta particularmente llamativa la presión que se ejerce sobre los estudiantes en todas sus modalidades pedagógicas y etarias. En líneas generales, no se busca saciar la sed articuladora, creativa y constructiva del emprendedor del futuro. Por el contrario, se lo anima a no animarse; a no salir del cuadrado que encuadra su instinto aventurero.

No es la educación el problema. Es el adoctrinamiento de lo diferente, la cosificación intra-muros del sujeto, y el consecuente desperdicio de su valor agregado. Las inteligencias múltiples, en este sentido, son atajos que eluden el camino recto del pensamiento lógico-matemático, abriendo senderos que tienden redes y construyen puentes sobre las certezas preexistentes. Ya no somos sujetos del siglo XIX que necesitan ser adoctrinados para entrar a una fábrica y tomarse un descanso cuando suena el timbre. 

Más que despilfarrar fortunas en ladrillos que edifiquen cerramientos con patio, es preciso invertir en la infraestructura necesaria para el acceso a las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Así, no importará cuánto, cuándo ni dónde se aprenda. Más bien, lo que interesará es cómo se aprende a aprender, con el acompañamiento de un docente que promueva el deseo de cultivarse al estudiante.

Como dijo José de San Martín: “serás lo que debas ser”. Podemos agregar: lo que debas ser, será el camino que transites al desplegar lo mejor que tenés para dar a tus contemporáneos, dejando así un legado a quienes sigan tus pasos y abran nuevos caminos en tu nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encontrar un equilibrio inestable

En esta sociedad de la inmediatez y la exigencia constante, son muchos los vectores que apuntan en nuestra dirección y nos demandan una respuesta que excede nuestra capacidad de resolución inmediata. Caminamos sobre una línea delgada entre la perfección y el fracaso, sin tener en cuenta que en el intermedio existen alternativas que nos ubican en un equilibrio inestable, de esos que necesitan de un continuo movimiento para mantenernos de pie. Parar la pelota y reflexionar sobre lo que nos pasa, es ubicar las cosas en su lugar. Dentro de este lugar que nos arrasa, hacernos un espacio es imprescindible. Si bien tal acto tiene sus costos, cuanto más lo demoremos, más fuertemente aparecerá esa pregunta que nos invita al cambio de sitio. Lo hará en forma intempestiva y cobrándose los intereses que nos demanda el paso del tiempo.  Por otro lado, no se trata de estar sólo a la defensiva. También podemos visualizar nuestro futuro, por más que el pasado y el presente nos inviten a lo contrario.

Dejarnos interpelar por lo que emerge

En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis. En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resul

Una verdad arrasadora

No existe nada permanente a excepción del cambio. Es una verdad que ya los griegos habían advertido con Heráclito, quien hizo célebre la frase “nadie se baña en el mismo río dos veces”. El acto de pensarnos en forma constante es un ejercicio que se conquista en la actitud de mirarnos sin prejuicios, examinando cada rincón de nuestro ser en aras de salir de los enredos y hacer frente a los desafíos que la vida nos presenta. Esta aventura hacia la conquista de una reflexión radical, tan de la mano con la actitud filosófica del pensador griego, se inicia allí donde abandonamos el saber estático e inmutable. En otras palabras, esa imagen de lo que creemos ser a priori para dar lugar a lo que nos sorprende y nos permite construir nuestra verdad a posteriori . Una verdad arrasadora que rompa con los estereotipos que nos impiden evolucionar y dar lo que está a nuestro alcance en cualquier circunstancia y sin los tapujos de la autocensura.  En este contexto, ¿Cómo podemos ejercitar la imagina