Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Integrar Cuidados

Servicio de acompañantes, cuidadores, enfermeros y psicólogos a domicilio


¿De qué hablamos cuando nos referimos al cuidado de nuestros seres queridos? ¿Es sólo la presencia física la que garantiza un acompañamiento idóneo? ¿O quizás es nuestra predisposición para un trabajo serio y profesional lo que hace la diferencia? Varias son las cuestiones que surgen cuando de cuidar a un familiar se trata.

En primer lugar, puede llegar a instalarse el factor de la culpa. Delegar el cuidado de un familiar en un profesional de la salud, es un acto de desprendimiento y aceptación de nuestros límites en lo que se refiere a su atención. Si bien queremos darle lo mejor a nuestro ser querido, no siempre estamos capacitados para ello. En estos casos, delegar responsabilidades en un agente de la salud es una sabia decisión.

En segundo término, nos puede preocupar la idoneidad del profesional acompañante. Es entendible que tengamos ciertas dudas con respecto a la persona a la cual dejamos a cargo de tamaño servicio. Un ápice de desconfianza quizás sea el motor para conversar con el acompañante y despejar nuestras dudas.

Tener en claro el motivo por el cual consultamos es muy importante, ya que nos permitirá evaluar los procesos y resultados de la labor de quien asiste. También podemos buscar referencias del profesional en diversas fuentes, ya sea en clientes que acudieron a sus servicios, en la empresa que lo contrata y en los antecedentes profesionales del cuidador.

En un primer momento, es fundamental propiciar un nexo positivo entre el profesional y el paciente, anticipando la presencia y la modalidad de trabajo de quien acompaña. En este sentido, es deseable un primer encuentro de vinculación entre el paciente, uno o varios familiares/tutores, el acompañante, y un representante de la institución en la cual se trabaja.

Una vez comenzado el proceso de acompañamiento y cuidado, se implementa el dispositivo de atención de acuerdo con el plan diseñado previamente. En él debemos recordar que la salud es un equilibrio dinámico bio-psico-social-espiritual, donde el sujeto le da su impronta a cada una de estas dimensiones con las que configura su singularidad. Por lo cual, es mandatorio un trabajo interdisciplinario de parte del cuidador, supervisando los pormenores del caso con su coordinador, e intercambiando información con agentes de la salud de diversas áreas según los requerimientos del cliente.

El dolor, la enfermedad y el sufrimiento pueden promover el aislamiento de quien enferma, en su intento por replegar sus energías en la sanación del foco patógeno. Establecer un lazo con la familia y el equipo de profesionales es, entonces, la clave para una intervención idónea que re-vincule al paciente con su contexto de atención inmediato.

Desde este enfoque, en Integrar cuidados propiciamos una mirada integral e interdisciplinaria, a los fines de implementar estrategias de acompañamiento flexibles que den prioridad a los requerimientos del paciente y su familia.

Para más información, ingresa al siguiente enlace: www.integrarcuidados.com

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa