Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Deseo

 

Poesía y frases para estimular el deseo de ser feliz

En la aurora de los buenos augurios, un resplandor amanece en mí, ladeándose entre mis entrañas como pluma en la brisa.

Cúpula de cristal diáfano, protégeme del calor y el frío que no queman. Atraviésame de sentido; cual flecha de Cupido, enamórame de la vida. Encántame con el lucero de los días que, vestidos de sombra, se contemplan cerrando los ojos. Dame la gloria de los que saben perder, ganando el reconocimiento en lo no conocido.

Concédeme los siguientes deseos:

Conseguir un trabajo que no lo parezca, o que cueste trabajo dejar. Que la reflexión flexione cuando la conciencia consienta, y que el arte sea la norma de romper las reglas. Amarme como nadie, aunque Nadie me sienta, sin la espera del verbo ajeno conjugado en un pasado simple.  

Auscultarme cada dos por tres, o cada dos por cuatro mientras mi alma baila un tango. Enseñar algo que no sepa que lo sé. Respirar el aire de los que viven intentando sin morir con la vida por estrenar.

Buscar el protagonismo en las gradas vacías, reescribiendo una obra con faltas de ortografía.

Que la moralidad se escabulla del pensamiento de turno, y que la ética me acompañe en las buenas y en las malas. Resbalar en la arena y afirmarme en el hielo. Desafiar las leyes de gravedad, dejándome caer en lo que habita en mí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa