Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Dejarnos interpelar por lo que emerge



En el continuo ejercicio de la técnica humana, solemos olvidar que estamos sujetos a las iniciativas, proyectos e ideas que sobrepasan lo que la rutina nos demanda. En el instante en que acusamos recibo de nuestro deseo, adviene a nuestro ser esa necesidad imperiosa de salirnos de la caja mental que nos moldea, abriendo otros caminos que le dan paso a nuestra singularidad. Trascender lo cotidiano, es crear nuevos mundos con el afán de alojar ese excedente de vida que nos hace vibrar, y que nos mueve a actuar con determinación en los tiempos de crisis.

En ese contexto, no sería sorpresivo que los espacios de siempre nos queden chicos, y que necesitemos ampliar nuestro campo perceptual para mirar más allá en la geografía de nuestro mundo interior. “Salirnos de la caja”, es también dejar la seguridad de lo conocido y aceptar esa cuota de incertidumbre que todo cambio acarrea. Al tomar esta decisión, estaremos abiertos para disfrutar de un proceso que se hace placentero en sí, y cuyo resultado nos mueve a redoblar la apuesta, independientemente de cuál sea el desenlace de ese trayecto emprendido.

No importa en qué lugar nos encontremos, siempre es bueno volver al fundamento de nuestra sustancia, es decir, de aquello que cimienta nuestra esencia y nos mantiene con la avidez de salir de nuestra zona de confort. Será necesario, entonces, “parar la pelota” y hacer el ejercicio de dejarnos interpelar por lo que emerge cuando cerramos los ojos y hacemos un silencio interior. Allí, paradójicamente, nos conectamos con esa “fuente de energía” que nos invita a escuchar con atención el llamado de nuestro deseo, aferrándonos a la certidumbre de un proceso que, paradójicamente, no sabemos cómo terminará. Es una certeza que atraviesa la dimensión de lo conceptual, ya que estrecha sus lazos más con la intuición que con la razón.

De todos modos, aunque no sepamos cuál es el contenido de lo que buscamos, encontraremos la convicción de estar envueltos en un proceso que nos hace únicos y nos va sanando con el solo hecho de transitarlo; actitud que se encuentra en las antípodas de lo que encaja en aquello que nos resulta esperable. Es, también, una forma de abordar la vida que excede el “pensamiento calculador” que, por inercia, nos lleva a una forma de pensar automática que apunta más al resultado que al despliegue de nuestro lado más auténtico; allí donde lo conveniente calla para dar lugar a nuestra verdad.

Lamentablemente, suelen ser pocos los momentos de ocio que tenemos en el día a día. Las actividades que llenan nuestra agenda de tinta, suelen demandarnos más tiempo y esfuerzo del que estamos dispuestos a ofrecer. Sin embargo, podemos usar las agujas que nos marcan el compás del tiempo como elementos punzantes que traspasan la superficie de lo racional. Es así que entramos en sintonía con nuestras profundidades, dejándonos sorprender por lo que se queda cuando nos vaciamos de las cargas inservibles que otrora nos introducían en un tiempo anodino y con escasez de novedades.

Es sencillo decirlo. No obstante, la dificultad radica en encontrar un espacio propio en medio de tanto prejuicio que va y viene. Allí es donde se halla gran parte nuestro desafío, en vaciarnos de los prejuicios que nos dividen y de los cuales nos apropiamos como si fuesen nuestros al momento de juzgar a los demás. A partir de entonces, emergerá una figura nítida sobre un fondo caótico y difuso; una figura que nos distingue y que nos dará un motivo sobrado para ser protagonistas de un film en alta definición.

En resumen, nuestra decisión se debate entre dos polos: por un lado, ser actores de reparto interpretando un guión ajeno; por el otro, tomar el papel principal en una trama tejida por nuestra voluntad de ser, animándonos a cada vez más sin echar de menos aquello que sobra en el set de filmación.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa