Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

Burlarse de las restricciones mentales

 

Cómo superar un ataque de pánico


Un tema de actualidad que está muy presente entre nosotros, y que no siempre adquiere la visibilidad que se merece, es la epidemia de las “enfermedades” mentales ligadas al contexto de pandemia. En una situación donde se combate lo físico con la artillería de las ciencias médicas, lo mental adquiere un status secundario y relativo que sólo es abordado cuando la intervención se hace inminente e impostergable.

Claramente, las medidas gubernamentales implementadas para combatir la propagación del virus, en su formato de cuarentena, han tenido profundas incidencias en la salud mental de gran parte de la población a nivel mundial.

Paradójicamente, es muy probable que sea luego de las restricciones sanitarias - la llamada “vuelta a la normalidad” -  cuando veamos en su máxima extensión los efectos que acarrea el confinamiento sobre la salud mental de la población. En este sentido, “solucionar” el aspecto somático no garantiza el cese de las consecuencias a través de las cuales intentamos elaborar aquello que insiste y nos desborda.

Ahora bien, ¿Cómo circunscribir algo que posiblemente sea un recurso subjetivo tendiente a la sanación frente a lo extraordinario? Algo que años atrás hubiésemos catalogado como ciencia ficción, hoy se nos presenta en el ensueño de una realidad paralela que tiene sus propias reglas en este juego de supervivencia. Lo que en un principio se manifestó como algo translúcido y lejano, hoy adquiere la proximidad y corporeidad de un relieve que demarca la finitud y las limitaciones de la vida humana.

Dentro de este panorama, luchar contra la imposición del encierro, de la soledad y el distanciamiento, es imperiosamente necesario. Utilizar los recursos que están a nuestro alcance para hacer más asequible lo inviable, es el chaleco salvavidas que necesitamos para salir a flote.  Por el contrario, sublevarnos contra esa reacción sana del psiquismo, redundaría en un malestar que nos puede paralizar frente a aquello que clama por posicionarse de otra manera; aquello que nos oculta de la amenaza y la incertidumbre que arrojan las medidas sanitarias para la prevención de los contagios.

No es una revelación del orden de la desobediencia civil. Es, más bien, un de-velamiento que quita el velo de lo pre-pandémico, revelándonos una nueva forma de ser y estar en el contexto actual. Abrir los ojos frente a lo nuevo que nos convoca, romper con viejos estereotipos que resultan disfuncionales a nuestro deseo, es la rebeldía que nos sume en el bienestar.

A modo de un íntimo mensajero, nuestra mente nos avisa que algo anda mal, enviándonos señales que nos conmueven y conminan a hacer algo con eso que nos pasa. Reinventarnos para implementar recursos frente a lo absurdo e inhumano del distanciamiento, es rescatar eso que, precisamente, nos abre nuevos panoramas que transforman los obstáculos en oportunidades.

Crear propuestas que nos cuiden y cuiden al otro de la peste, burlándonos de las restricciones mentales que nos limitan en nuestra forma de ser, es una forma de resiliencia que nos ayudará a salir fortalecidos de la emergencia sanitaria.

No tengamos miedo de encontrarnos cara a cara con la angustia. Más bien, quitémosle el velo a ese miedo, conectándonos con ella para conducirla a nuestro favor, sintonizándonos así con aquello que nos hace re-vivir.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

 


Comentarios

  1. Me burlo de las restricciones mentales de los demás. Las mías... bueno, no tengo mente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios del lector

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa