Ir al contenido principal

Sigue a Zanamentes y recibe en forma gratuita todas las novedades en tu correo electrónico

La des-ilusión

Como superar una desilusión


Existen metas en la vida a las cuales nos aferramos con extrema fuerza, al punto de tomarlas como si fueran una especie de objetos-fetiche. Es así que en ellas nos representamos un anhelo de sosiego frente a los desafíos existenciales que se imponen. 

A partir de una o varias metas, trazamos un horizonte que nos calma y nos abre un sendero predecible y transitable. En el fervor de lo planeado, seguimos los mandatos que nuestra conciencia vocifera, doblegando nuestra voluntad hacia un determinado punto del mapa. 

En tal contexto, los sacrificios, postergaciones, renuncias y energías, se reducen a lo irrisorio comparados con la satisfacción que nos provoca levantar el trofeo de la conquista anhelada. Sin embargo, a la vuelta de la esquina, aguarda sigilosa la desilusión, esperando borrar de un “plumazo” nuestro propósito.

En esas oportunidades en que el proyecto “se cae”, no sólo desaparece la meta, así también lo hace el camino que nos conduce hacia ella. El terreno se agrieta y se hace cuesta arriba, consecuencia de nuestro sismo plagado de emociones y sentimientos encontrados. Nos preguntamos: “¿y ahora qué? Sin esto mi vida no tiene sentido”. 

Y es ahí donde respondo: el sentido no es algo dado previamente; el sentido se construye con los surcos que va dejando nuestro deseo. 

Cuando depositamos nuestro entusiasmo en objetivos cuyos intereses cobraremos a base de esfuerzo y paciencia, ¿cuál es la meta que nos moviliza más allá de la especulación calculadora? 

Plantear nuestros proyectos a modo de cálculo, evidencia nuestra imposibilidad de valorar el presente que transcurre en armonía con nuestro deseo. Silenciar las voces de la exigencia y aprender a decir que no, es también una forma de proyectarnos hacia resultados que se van delineando como una consecuencia de nuestro caminar.

Dentro de ese presente en que la trama colapsa, se conmueven los relatos con los cuales decidimos construir una historia idealizada. Esa actitud desmitificadora, nos abre a la novedad de lo imprevisto, al sabor de lo distinto, y a la vida en toda su complejidad. 

La ilusión y la desilusión son las dos caras de una misma moneda. Al arrojarla, no elegimos si caerá en cara o cruz, pero sí optamos por no dejar de lanzarla. Esa decisión es la que nos mantiene en movimiento, persistiendo en la opción subjetiva por nuestro deseo. 

Mientras viajamos por la carretera en un mediodía soleado, divisamos un espejismo reflejado en el asfalto que nos devuelve una imagen distorsionada del porvenir. Más bien, prefiero la metáfora del auto avanzando de noche, donde no vemos más allá del camino alumbrado por el vehículo. Aun así, seguimos adelante a sabiendas de que el viaje continúa.

Los saluda,

Lic. Agustín Sartuqui

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Transitar el tiempo de una manera distinta

  ¿Qué es lo que pasa por nuestra mente cuando sentimos que estamos en deuda con las metas que diagramamos en nuestra juventud? ¿Resulta haber un tiempo indicado para hacer las cosas? ¿O nos estamos excusando con la edad para no darle vida a nuestro proyecto? En lo personal, creo que los propósitos que nos planteamos en la vida tienen dos dimensiones. Una dimensión es la objetiva, la que nos permite ver y palpar nuestro deseo hecho realidad y exteriorizado frente a los demás. La otra es la subjetiva, más relacionada con la abstracción del deseo, es decir, con la esencia de un anhelo profundo que se puede plasmar en forma concreta de varias maneras. Por ejemplo, la necesidad de ser amado puede ser el correlato subjetivo del inicio de una nueva relación sentimental, del reencuentro con un amigo que nos hace bien, o de adentrarnos en un viaje de placer junto a nuestros seres queridos. Como se verá, cuando tomamos el lado objetivo como única opción, nuestra estrechez mental no nos pe

La historia no es una fotografía

Las heridas que nos marcan en el tránsito de la vida pueden ser un punto de partida donde nuestro pasado ya no es un mero recuerdo sino una marca que se hace actual a través de la cicatriz que nos surca. Desde esta marca es que podemos interpretar sus huellas, reconstruir nuestra historia y elaborar un aprendizaje que nos oriente para desasnarnos de lo que se repite una y otra vez en nuestra vida. Trascendiendo el enojo y la tristeza con el propósito de escuchar lo que ellas nos dicen en lo profundo, podremos interpelar las heridas para disponernos a transitar el mañana con la avidez de avanzar hacia nuevas experiencias. La historia no es una fotografía que inmoviliza los hechos una vez que éstos acontecen. Es en este sentido que tampoco las cicatrices poseen un significado unívoco que nos condena a un único destino. Entre el estímulo y la respuesta, está nuestro acto de lectura e interpretación de esas marcas; testimonios de sucesos que alguna vez nos dolieron, y que hoy nos piden

Mirar más allá de lo que vemos

Tener la capacidad de trabajar bajo presión es visto, en líneas generales, como una virtud. En efecto, estamos inmersos en una realidad que nos convoca a dar cada vez más de lo que no tenemos. Es impresionante ver cómo personas de las más variadas edades cargan a cuestas con pesadas mochilas de las cuales no saben cómo y cuándo desprenderse. Por el contrario, creemos que es así como debe ser, y es por eso que nos medimos con un ideal de excelencia que no tiene parangón con lo que verdaderamente nos hace bien. En ese caso, es bueno que nos preguntemos lo siguiente: ¿a dónde nos conduce estar a la altura de las demandas laborales? ¿Nos ayuda a desplegar el potencial que llevamos dentro?, ¿o nos convierte en un engranaje más de una máquina perversa que nos hace prescindibles y reemplazables? También es importante que nos interroguemos si lo que descansa en nuestras espaldas es realmente algo deseado o un lastre que llevamos por miedo a las consecuencias de dar un golpe de timón. No sa